El libro de la semana 

El doctor Asael Ortiz Lazcano, profesor investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, publicó bajo nuestro sello editorial un trabajo producto de la investigación social que le da nombre al libro que en esta semana comentamos.
Ortiz Lazcano parte de una encuesta estatal cuyo objetivo es el de tratar de identificar las percepciones políticas y parte de la cultura cívica y electoral que permeó en la entidad hidalguense en 2007. A pesar de haber transcurrido casi nueve años de su aplicación y seis años de su publicación, es de interés para la comunidad lectora analizar los resultados que se presentan y que aún están vigentes en la cultura política de la entidad.
El autor apoya su trabajo en los datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática y además lo enriquece con las características sociodemográficas de Hidalgo. Con esas herramientas científicas, Asael Ortiz practica encuestas para localizar algunas diferencias regionales de la participación política-electoral y partidista de los hidalguenses; se apoya para ello en algunas teorías que refieren que las percepciones políticas pueden variar, entre otros factores, por la escolaridad, el sexo de la persona o el lugar de residencia: rural o urbano.
Los resultados muestran que los actores políticos tienen poca credibilidad. En el momento de aplicar la encuesta que aparece descrita en ese libro, la mayor confianza de la población fue hacia a la figura del sacerdote, el Ejército y el profesor.
A la luz de la encuesta se pueden entender otros procesos electorales y sus efectos, como el abstencionismo registrado en las últimas elecciones de 2016, en las que se observó que la mayor votación se dio en los espacios rurales donde hay mayor población indígena y los índices de bienestar social son bajos, y la menor votación ocurrió en las zonas urbanas.
Esto permite observar el comportamiento de la política social como un elemento de abstracción de voto; por eso se explica que en la zona urbana la votación es menor que en la rural, ya que a esa no llegan los programas sociales y existe mayor escolaridad, lo que permite un alejamiento de la participación política.
A la metodología de la encuesta que aplicó Asael Ortiz la tituló “La participación política electoral y partidista en el estado de Hidalgo, 2007” y tuvo como objetivo captar información sobre los diversos rubros de la población en edad de sufragar, específicamente de corte demográfico. Para ello buscó integrar diversas aristas del trabajo en torno al sufragio y al abstencionismo.
El autor del libro Las percepciones políticas en el estado de Hidalgo comenta, a seis años de la publicación, que el público notará que en estas fechas las cuestiones de cultura participativa han variado escasamente por ser una cuestión cultural que deja entrever el distanciamiento de la esfera política por parte de la población en la entidad. Y recomienda que ese tipo de ejercicios de encuestas se practique por lo menos cada 10 años para apreciar las variaciones.
A las y los estudiosos de las ciencias sociales la lectura de ese libro les permitirá observar los distintos escenarios y la cultura política en la entidad. Los resultados que se aprecian en el texto conducen a la reflexión acerca de por qué es más difícil convencer a la ciudadanía en los centros urbanos y ayudan a entender los procesos políticos en el estado y las variables que lo modifican.

El libro
intenta elucidar algunas percepciones del electorado sobre el acontecer político: cómo observan a los actores políticos, las estructuras del gobierno, la administración de justicia y otros actores sociales

Comentarios