La secretaria de Educación Pública de Hidalgo Sayonara Vargas Rodríguez informó ayer que como parte de la auditoría que se lleva a cabo a la nómina magisterial nacional, fueron detectadas mil 444 plazas irregulares en Hidalgo; de ellas, después de verificar y buscar el paradero de los supuestos profesores, quedan 36 cuya existencia no tiene rastro. Es decir, son 36 plazas cuyos titulares deberían estar impartiendo clases y que no se han presentado a probar que están vivos y menos que trabajan. Son plazas que, literalmente, pertenecen a fantasmas. Este proceso de revisión, cabe recordar, comenzó el 18 de julio, cuando la Secretaría de Educación Pública (SEP) reveló que encontró 44 mil 76 plazas irregulares en las escuelas del país. De ellas, mil 444 corresponden a Hidalgo y están en proceso de revisión. En su discurso del 18 de julio, el secretario Aurelio Nuño dijo que este hallazgo fue fruto de una auditoría a la nómina magisterial que duró un año y mediante el cual se comparó el número de profesores en la nómina educativa frente al número de docentes que realmente estaban en los planteles. En total, esas más de 44 mil plazas significan una erogación de 5 mil millones de pesos. El resultado parcial de esta auditoría nos muestra cómo existen resquicios en la administración pública por donde pueden fugarse miles de millones de pesos. En este caso, el rompimiento entre el gobierno federal y la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, tuvo mucho que ver en que fuera puesto al descubierto el tamaño de este saqueo a las arcas públicas. Porque al final, el dinero de esos salarios se iba a profesores fantasmas o comisionados sindicales que, como sabemos, hacen muchas cosas excepto estar frente a un aula. Este proceso de depuración debe ir más allá de la coyuntura política y terminar con la fuga de dinero destinado para la educación. Tal vez así podamos algún día recuperar terreno en ese rubro, trascendental para salir de nuestro atraso en el contexto internacional. De filón. De acuerdo con la organización México ¿Cómo Vamos?, al segundo trimestre del año la entidad se ubicó por debajo de la meta de generación de empleos formales acumulados. Ya escuchamos que esto se debe a una inercia que impactó de forma negativa el final de la administración anterior encabezada por Francisco Olvera Ruiz y el principio de la actual. Pero… ¿para cuándo veremos llegar esa racha positiva que tanto nos presume la actual administración?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios