Los sofistas, Protágoras: “El hombre es la medida de las cosas, tanto de las que son lo que son como de las que no son lo que son”. El objetivo fundamental de esta corriente filosófica es el de “los procesos de razonamiento eficaces”, no de los verdaderos. Antagonistas de Sócrates. Los clásicos de la filosofía occidental: Platón y Aristóteles (separa claramente las ideas de Platón y Aristóteles, que opinaban sobre el conocimiento, la percepción sensorial, el alma, el aprendizaje, la imaginación, la inteligencia).

Opiniones sobre el conocimiento, el sentido común

Aristóteles: realismo filosófico. Para Aristóteles, la ciencia es el conocimiento de la causa de una cosa y la filosofía es la ciencia de las primeras causas y principios. Platón: todo el conocimiento no es eterno e inmutable (formas o ida). La percepción sensorial, según Platón, depende del estado de la persona y siempre cambia. Aristóteles: observación del mundo real y la función abstractiva de la mente humana, considera que las esencias no pueden estar separadas de las cosas.

El alma

Para Aristóteles es eterna y perceptiva y no la consideró como algo extraño al cuerpo, sino como su principio vital; para Platón: a) el alma inmortal y racional está en la cabeza, b) la impulsiva o animosa se localiza en el tórax, c) la pasional y apetitiva, interesada en el placer corporal, en el vientre.

El aprendizaje

Aristóteles dijo que es a través de la percepción sensorial y la ciencia, combinándola con una firme confianza en el poder universalizador de la razón. Platón: es innalista, porque es innato. Se logra al adentrarnos en la dialéctica abstracta y filosófica, de cuya toma y daca surgirá el aprendizaje.
La imaginación

Aristóteles son solo imágenes, difracciones del razonamiento, así como la metafísica de Aristóteles culmina en la teología, la cual se ocupa de Dios, de la fe, lo que por ende es imaginativo. Platón: la imaginación es como solo sombras creadas en el agua.

La inteligencia

Aristóteles: el artilugio matemático llevado a la razón como la única fuente de lo inteligible. La labor de la inteligencia consiste en abstraer de los objetos singulares que nos presentan los sentidos, las notas o cualidades individuales hasta llegar al elemento común, que es precisamente la esencia o naturaleza de cada ente. Platón: objetos lógicos, matemáticos.

Modificación del objeto de estudio para las filosofías romanas, el cristianismo y el trumperismo. Para la filosofía romana, como imperio, su objeto fue muy práctico, concreto y buscaba la felicidad, generalmente en lo material. Para el cristianismo, su objeto de estudio es “Dios”, es decir, todo gira en torno a la fe, todo aquello que suceda es cuestión de la deidad y palabra de Dios.
En todos los libros de filosofía del mundo y de la historia habría que añadir que para el “gran” decidor, para Trump, el objeto de la filosofía, tan “importante” y de la que todos deberíamos aprender, es el yoismo, entendido como solo él sabe y dependiente únicamente de con qué ganas se levante el tipo, ese día y sobre todo si recuerda los 140 caracteres o no de la aplicación favorita para jorobar al vecino, a cualquiera, a todos, es solo un rufián con la vejez encima, pero con muy mala leche y con muchos atributos que, por cierto, sobre la inteligencia no encontramos nada y sí mucho del de más influencia de su parte entre ellos: ¡el imbecilismo!

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorRáfaga
Artículo siguienteAnalizan presupuesto para operación de fiscal anticorrupción

Asesor especialista en políticas públicas de alta injerencia social, licenciado en derecho por la UNAM, maestro en tecnologías de la información con carácter social, productor y director de cine (cortometrajes y películas independientes) y de televisión (documentales y comerciales). Cambridge English: Proficiency.