Las reinas del mercado

599

Que exista un debate de los candidatos a la gubernatura de Hidalgo para hacer más sólida la democracia es un punto favorable para conocer y analizar las propuestas de los distintos candidatos que buscan afanosamente el apoyo de los votantes para llegar a ocupar un puesto público.
Sin duda es un gran paso en el país y básicamente en un estado en el cual no existía esa posibilidad, sin duda es histórico y deseable que no sea el único debate que tenga cabida en Hidalgo, sin embargo parece que para ser el primer debate algo salió mal, algunos de los que vieron el debate o bien estuvieron ahí hasta cierto punto justifican lo que ocurrió, por ser el primero en años, por ser el pionero de muchos más, por ser primerizo, y entonces por eso y más se le pasa todo, incluso el que no haya estado bien realizado, ni conducido ni mucho menos con difusión exhaustiva para que los votantes lo miraran, en general el debate que se llevó a cabo entre los candidatos a la gubernatura de Hidalgo fue un gran paso a la democracia.
Pero, ¿en serio fue un gran paso o una calamidad la que sucedió? Creo que más que éxito lamentablemente fue una vergüenza, se esperaba que fuera un debate a la altura de las exigencias de la población y en cambio solo fue una muestra de guerra sucia que se encamino al desprestigio de cada uno de los candidatos o bien más que desprestigio a exponer lo que los rumores urbanos comentan acerca de cada uno de los aspirantes.
Que si uno de ellos tiene tendencias homosexuales, es inepto y apoya leyes en las cuales la libertad está en riesgo, que si otro es un maestro “aviador” que solo cobraba un salario que no le correspondía y que si el otro es un cantante de “quinta” verdaderamente son difamaciones o quizá aseveraciones, pero fuera de lugar para un evento formal y sobre todo en el que se debieron exponer propósitos para engrandecer el estado, más no para realizar denostaciones absurdas las cuales no benefician ni tampoco importan a la ciudadanía; esta espera escuchar propósitos para favorecer la deplorable situación en la que está el estado, mas no rumores públicos o bien verdades de cada uno de los contendientes, pero que no ayudan a mejorar la condición en que se vive.
El debate me recordó un evento en la historia universal, en los mercados medievales la profesión más difundida y exitosa era la del regatón o regatero que, en general, estaba en manos de mujeres. Su trabajo consistía en la compra-venta de una serie de productos, como volatería y pequeños animales de corral, caza menor, huevos, leche, queso, hortalizas y frutas.
Las regateras se ganaron la fama de ser avariciosas, lo que las hizo muy impopulares. En la literatura de la época llegó a decirse que eran gentes ociosas, que pululaban por todas partes y tan mentirosas que “si decían la verdad, se les caían los dientes”.
El florentino Antonio Pucci, en la segunda mitad del siglo XIV, describió a los regateros como granujas y provocadores y explicó que, en épocas de carestía, gracias a su habilidad para la especulación llegaban a acumular grandes riquezas. Pucci las describe como personas siempre dispuestas a reñir y a darse por ofendidas: “Cree el regatón tener la razón y se muestra mal hablado y por un par de castañas en mal estado es capaz de llegar a las manos y tratarte como prostituta”.
No cabe más que remarcar que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, ¿esa exhibición es la que nos merecemos? La respuesta estará presente este 5 de junio.

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorLa depresión postpop de Iggy Pop
Artículo siguienteFamilia nuclear
Edad: Sin - cuenta. Estatura: Uno sesenta y pico. Sexo: A veces, intenso pero seguro. Profesión: Historiador, divulgador, escritor e investigador que se encontró con la historia o la historia se encontró con él. Egresado de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, estudió historia eslava en la Universidad de San Petersburgo, Rusia. Autor del cuento "Juárez sin bronce" ganador a nivel nacional en el bicentenario del natalicio del prócer. A pesar de no ser políglota como Carlos V sabe ruso, francés, inglés y español.