Llegamos a los últimos 11 días del gobierno federal más cuestionado en la historia reciente de México. Nada que celebrar. Ningún funcionario sentenciado y ni un solo peso recuperado de los millones malversados. Corrupción, el sello de la administración; obras con retraso y sobrecostos, descomposición en el apartado de derechos humanos, resultados pobres en política social y el rotundo fracaso en seguridad. El gobierno de Enrique Peña Nieto de ninguna manera pasa la prueba en ninguno de los rubros. Tan solo en los últimos seis años, en Hidalgo 211 mil 762 personas fueron víctimas de algún delito. La periodista Adriana Hernández Islas realizó un análisis y concluye que en el sexenio que fenece, la incidencia delictiva incrementó 24 por ciento en la entidad, respecto a los seis años previos. De los proyectos de infraestructura fallidos, ni hablar. El avecindado en Atlacomulco, Estado de México, nos tomó el pelo a los hidalguenses; primero, al cancelar la refinería Bicentenario y el aeropuerto en la zona de Tizayuca. Una paupérrima inversión para modernizar la carretera Pachuca-Huejutla, impulso a la Ciudad del Conocimiento y el centro de innovación textil, que ni siquiera inaugurará, son algunas de las obras que fueron cumplidas a medio pelo. Volvamos al tema central que ocupa la primera plana en la edición de este lunes en Libre por convicción Independiente de Hidalgo. En términos netos, durante el sexenio peñista fueron víctima de algún delito ¡7 por ciento de hidalguenses! El escalofriante porcentaje muestra el fracaso de las políticas en la materia, en confabulación con el gobierno del estado y municipales.

Destacan con mayor incremento las violaciones sexuales, que subió casi al doble en seis años. Mismo caso para el robo en todas sus modalidades, el cual tuvo un incremento de 33.7 por ciento en Hidalgo durante el sexenio de Peña Nieto. Asimismo, las lesiones subieron 27.5 por ciento en el estado de 2012 a 2018. De ello dan cuenta las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que revelan que en 2012, año en que llegó al poder EPN, la incidencia delictiva en el estado alcanzó 29 mil 367 delitos del fuero común y para septiembre de este año ya eran 38 mil 687. La estrategia peñista falló. La Guardia Nacional planteada por el presidente electo no tiene margen de error, aunque la presencia de grupos castrenses en calles del país es una incógnita, un riesgo incluso para los derechos humanos. Al tiempo. De filón. Finalmente el experimento desarrollado por la UAEH que consiste en seis láminas de acero recubiertas con diferentes materiales, para su estudio en la Estación Espacial Internacional, fue lanzado el sábado a las 4:01 horas, tiempo del este en Estados Unidos. Allá va, el conocimiento garza trascendiendo el universo.

Comentarios