Ricardo R Baptista

*De maestra a gobernadora: una real posibilidad
*Al Estado de México le urge la alternancia después de 90 años del PRI

Un fantasma recorre el estado de México: el PRI perderá la gubernatura. Todas las encuestas públicas y privadas señalan que 80 por ciento de los probables votantes en ese estado no desean más un gobierno emanado de ese partido, pues hoy como nunca la ciudadanía ha dicho basta y se apresta a salir a las urnas para quitarlos del poder y todo indica que quien tiene grandes posibilidades es la maestra Delfina Gómez Álvarez, quien es la única que realmente representa un perfil ciudadano en contraparte de los otros candidatos, que representan a los políticos y partidos tradicionales, hoy rechazados.
Las elecciones de este 2017, son de suma importancia para el país, pues sus resultados en Veracruz –donde solo se elegirán alcaldes–, en Coahuila, en Nayarit, pero sobretodo en el Estado de México darán pauta a lo que va a suceder en las elecciones presidenciales de 2018. La loza que carga el gobierno de Eruviel Ávila cuanto a la inseguridad, la pobreza, los feminicidios, el desempleo y bajos salarios, la desigualdad, pero sobretodo la corrupción e impunidad, son las causas profundas de la decisión de cambio que la ciudadanía exige y reclama.
Los candidatos de los principales partidos representan más de lo mismo, solo basta decir que el candidato del PRI, Alfredo del Mazo, es primo de Enrique Peña Nieto y su abuelo y su padre fueron ya gobernadores del Estado de México, y hoy pretende como dinastía hacerse de la gubernatura con los viejos métodos: compra del voto, uso y abuso de recursos públicos, así como la operación de todo el aparato del gobierno federal de manera ilegal. Mientras, el PAN postula a la señora Josefina Vázquez Mota –quien participó también como candidata a la presidencia de la República en 2012, quedando en tercer lugar de esa elección–, cuya carrera política ha estado marcada por haber sido funcionaria de los gobiernos de Vicente Fox y de Felipe Calderón por sus malos resultados en la Sedesol y en la SEP respectivamente. Y recientemente está siendo señalada por haber recibido a través de su fundación Juntos Podemos, casi mil millones de pesos, en la cual es presidenta honoraria.
Por su parte el PRD postula a Juan Zepeda Hernández, quien fue alcalde de ciudad Nezahualcoyotl, con buenos resultados; y quien cuya carta principal de presentación es haber mejorado la seguridad pública durante su gestión, pero a pesar de que representa un perfil diferente a lo que hoy personifica el PRD, le pesa mucho el desprestigio de su partido por haber apoyado el Pacto por México y algunas de las llamadas reformas estructurales de Peña Nieto, así como de la corrupción de algunos de sus gobernantes y legisladores, que han hecho que la gente que confiaba en este partido de izquierda se haya alejado y migrado a Morena principalmente, y cuyos responsables principales son los llamados “chuchos” hoy entregados al Prian.
La maestra Delfina Gómez Álvarez representa todo lo contrario, pues es una auténtica ciudadana que viene de la cultura del esfuerzo, hija de un albañil y una ama de casa, cuya infancia fue marcada por la pobreza, que la llevó a perder a tres hermanos en la niñez; sin embargo, ha salido adelante, pues es una mujer emancipada, honesta, que ha logrado una carrera profesional –tiene una licenciatura en educación básica en la UPN y dos maestrías en pedagogía y educación en el Tecnológico de Monterrey–; ha dedicado 30 años a la educación pública y decidió incursionar en la política como candidata a presidenta municipal de su natal Texcoco, ganando por aplastante mayoría, postulada por Movimiento Ciudadano. Y en 2015 también venció al PRI, pues gana de mayoría la diputación federal del distrito 38.
He tenido la oportunidad desde 2011 de tratarla y compartir con ella y su equipo de trabajo, desde la Asociación de Autoridades Locales de México AC (Aalmac), en algunas experiencias de buen gobierno; pues compartimos capacitaciones, intercambio de experiencias exitosas, el impulso de políticas públicas transformadoras, de hacer gobiernos honestos, que se reflejaron en que encabezó un gobierno austero, redujo los salarios de todos los funcionarios y del cabildo, canceló todos los gastos de representación y la compra de autos nuevos, redujo la inseguridad y sobretodo manejó con honestidad los recursos públicos, siendo una de las mejores calificadas en el manejo transparente de las cuentas públicas.
Esta valiente mujer no es ninguna improvisada, ni es “manejada” por AMLO como sus detractores del PRI y el PAN la pretenden descalificar sin éxito, basta ver el tuit despectivo y misógino que Felipe Calderón hizo de ella “¿Delfina es nombre propio? ¿O así le dicen por cómo la trata quien la nombró y es su jefe?” o como la guerra sucia que hay en redes sociales contra ella al dudar de su capacidad y decirle “maestrita”; o la penosa petición que hizo el alicaído candidato del PRI Alfredo del Mazo, al pedirle –según él– que López Obrador no vaya a hacerle la campaña en el Estado de México. Esto representa el verdadero temor que le tienen a ella y a su probable triunfo.
Sus propuestas y programa de gobierno son realistas y lejanos al discurso mentiroso y de falsas promesas de siempre, ella plantea la honestidad, el no mentir, el no robar y parar en seco la corrupción, la impunidad y la injusticia; plantea con verdad que no tendrá varita mágica, que terminará con los “moches” y las licitaciones arregladas, que activará el protocolo de violencia política de género, que gobernará con la gente más capacitada y sin ocurrencias y que construirá un gobierno que frene la ola de violencia y delincuencia que hoy afecta a los más de 15 millones de mexiquenses. Si mayoritariamente la población de ese estado sale a votar en libertad y con madurez la historia podrá cambiar y darle el triunfo, pues está visto que la campaña perversa del Prian es porque verdaderamente tienen pavor de que les va a ganar. Los hidalguenses que estamos comprometidos con la democracia y la transformación del país, debemos de salir a apoyar con nuestras familias, amigos y compañeros que viven en el estado vecino, para que hagan su voto útil en la propuesta que la maestra Delfina encabeza.

Comentarios