Yo no me imagino un futuro tan negro para México, tenemos formas de seguir adelante, para deslindarnos del tal presidente electo de los Estados Unidos y sus intenciones, porque no se les puede llamar políticas públicas, contra México y los mexicanos. Vamos a ver, para empezar va a construir un muro en la frontera norte del país con la frontera sur del suyo, ok, que lo haga, los mexicanos no vamos a pagarlo –ni aunque nos fuerce– porque no nos alcanza, amén de que el tiempo estimado para lograrlo es, en el mejor de los casos, de alrededor de 10 años y él ya no será presidente, es decir, que no le alcanza legalmente ni el tiempo ¡ni nada!
Otra de las Trumpropuestas es la de deportar a todos los latinos, aunque hace mucho hincapié en los mexicanos; a ver Trump-ita, son 11 millones de indocumentados, de ilegales, de, como él los llama, delincuentes y asesinos, a los que tendría que deportar el primer día de su gobierno, bueno pues déjeme decirle que, a menos señor Trump-icadas, que a menos que ese sí sea el avión del que alucinó usted que costaría 4 billones de dólares, no sé cómo le va a hacer primero para juntarlos y luego para enviarlos, en dónde los va a meter, ¿cuánto le va a costar?, cuántas grandes, pequeñas y medianas –hasta micro– empresas tendrán que cerrar, ¿cuánto desempleo tendrá, por costos de producción muy elevados? Así que, estimados lectores, en esta que tampoco se la… crea nadie, porque ni él mismo, ¡eh!, no le alcanza, no le llega… el dinero digo y perjuicio que le hará a la economía de su país.
Veamos más, si usted tiene su casita, que pues va jalando y apenas le alcanza, para cubrir los gastos, luz, gas, agua, teléfono si tiene y el Internet por ser ya muy necesario; yo me preguntaría si quiere vivir así con lo básico pero cómodo; o le meto ideas enfermas como que el personal de servicio, en toda la casa y a toda hora, sean blancos, mejor dicho, güeras y además que tengan las medidas perfectas, unos cueros, que vistan las marcas de Armani, E Zegna, entre otras, porque tienen que arreglar y limpiar todo, sin verse mal, sin sudar y hablando en inglés de preferencia con acento irlandés o eslovaco, bueno pues mejor vivo cómodo y tranquilo antes de que no les pueda pagar, me demanden y se arme un lío interno en la casa, que ni la suegra –como dice el dicho– ¿verdad?, bien pues los sueños de raza aria, discriminación, etcétera, tampoco le van a ser posibles señorito del peinado de salón de la década de 1960.
A lo que voy, y con esto termino, es que tenemos que poner en proporción todo lo que ha vociferado este personaje de la mala televisión, y de lo que nos pretende espantar, con sus nombramientos de gabinete de extremistas y racistas y derechistas y todos los -istas de extrema derecha que quiera o no, tendrá que bajarle de huesos y tocino al caldo, porque si no, se le va a salar.
Todo esto para poder decir que estemos atentos, pero nunca con miedo y que yo creo que más allá de otra cosa es mucho hablar para luego no hacer ni la tercera parte de lo que dijo y prometió a los suyos.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorPachuca: tierra fértil para la delincuencia
Artículo siguienteEn pésimas condiciones, libramiento Madero
Asesor especialista en políticas públicas de alta injerencia social, licenciado en derecho por la UNAM, maestro en tecnologías de la información con carácter social, productor y director de cine (cortometrajes y películas independientes) y de televisión (documentales y comerciales). Cambridge English: Proficiency.