Monterrey.-

¡Tigres lo volvió a hacer!, la escuadra de Ricardo Ferretti fue el único equipo capaz de doblegar a Rayados en su propia casa en este torneo y se impuso 1-2, 2-3 global, para que los auriazules conquistaran el sexto campeonato de liga, en la primera final regia de la historia, donde el Gigante de Acero dio un “maracanazo” para proclamarse campeones del Apertura 2017.

Monterrey comenzó ganando el duelo de vuelta al anotar un gol de vestidor con el sello de la casa, apenas a los dos minutos César Montes mandó un balón largo que Funes Mori bajó con el pecho a la llegada de frente de Dorlan Pabón y el colombiano de derecha venció a Nahuel para el 1-0.

Otra vez los albiazules pegaban primero y estuvieron cerca del segundo tanto, cuando al 9 Pabón ingresó al área para tratar de mandar un servicio al Mellizo, sin embargo le salió disparo a la portería y Guzmán sacó el esférico de la base del poste izquierdo.

Fue todo lo que hizo el superlíder en los primeros 45 minutos, pues Tigres pasó a ser dueño del balón, del juego y no tardó en reflejarlo en el marcador, ante la falta de intensidad del conjunto de Antonio Mohamed.

En el minuto 30, Eduardo Vargas sacó un disparo de derecha en linderos del área que Hugo González parecía llegar, alcanzó a tocar la pelota pero no lo suficiente para desviarla y terminó en el fondo de las redes para el 1-1 en el encuentro y 2-2 en el global.

Solo cuatro minutos bastaron para que los universitarios le dieran vuelta al marcador, al meter un tiro de esquina por derecha cobrado en corto, un servicio al corazón del área que Francisco Meza remató solo de cabeza para lograr el 1-2 del juego y 2-3 en el marcador global.

Para la segunda parte Rayados dio algunos avisos con disparos de Neri Cardozo, Dorlan Pabón y Funes Mori no fueron certeros en sus intentos, que pasaron a un lado o Nahuel estuvo atento para desviar, incluyendo el remate de Fuentes que salvó en la línea.

También la actuación del silbante Fernando Guerrero dejó qué desear, pues al 65 hubo una mano de Juninho en el área y al 68’ Funes Mori fue derribado por Meza en el área, sin que se marcaran las penas máximas.

Al 80 vino la jugada clave, Fernando Guerrero sí marcó el penal tras la patada de Gignac sobre Benítez que acababa de ingresar, pero Avilés Hurtado la mandó por arriba en una noche para el olvido del colombiano y Neri Cardozo se fue expulsado, pero la copa ya tenía dueño y ese era Tigres, que además también se ganó el título del “Señor de los regios”.

Comentarios