Los bolsillos de todos los ciudadanos ya sienten las “bondades” de la reforma energética: La liberación de los precios de los combustibles (diésel y gasolina). Esta medida es una de las muchas cosas que los mexicanos le debemos al PRI, como afirmó su candidato externo José Antonio Meade Kuribreña, quien como secretario de Hacienda y Crédito Público defendió los “gasolinazos” que aplicó el gobierno de Enrique Peña Nieto durante el año próximo a concluir.
Desde el jueves 29 de noviembre de 2017, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que está estrenando nuevo titular tras la renuncia de Meade Kuribreña para buscar la candidatura presidencial del partido tricolor como aspirante simpatizante, informó que dejaría de publicar en el Diario Oficial de la Federación (DOF) los precios máximos, debido a la liberación de los costos de la gasolina y el diésel en todo el país.
A partir de esa fecha, serán las gasolineras las que den a conocer los precios de los combustibles en función de la oferta y la demanda, así como por la cotización de estos en los mercados mundiales, sin duda un gran logro de la reforma energética que impulsó el presidente Peña Nieto, la cual entregó a los capitalistas extranjeros el beneficio de explotar los recursos naturales de México.
Ahora corresponderá defender las “bondades” de la reforma energética al tecnócrata José Antonio Meade Kuribreña, virtual aspirante presidencial del tricolor, partido que debido a los permanentes casos de corrupción de sus militantes, tuvo que renunciar a postular a uno de sus integrantes por temor a perder el poder en las próximas elecciones presidenciales de 2018.
Con la liberalización de los precios de los combustibles, desde el pasado jueves los automovilistas y consumidores se enterarán de los precios del diésel y gasolinas (Magna y Premium) directamente en las gasolineras, es decir, el costo de los combustibles será determinado por las fuerzas del mercado: la oferta y la demanda.
No obstante, debido al proceso electoral federal del próximo año, la SHCP precisó que la liberalización de las gasolinas no implica que deje de aplicarse el estímulo a los combustibles para suavizar sus precios, no vaya ser que los ciudadanos se ofendan más de lo que hoy lo están por la mala conducción de la economía que afecta a todos, pero más a los propietarios de automotores.
Dicen que prometer no empobrece, y así lo hizo el actual presidente de México durante su campaña electoral, cuando ofreció que las reformas estructurales permitirían a los mexicanos aspirar a mejores condiciones de vida, ya que bajarían los precios de las gasolinas, gas y la electricidad, pero hasta ahora ha ocurrido todo lo contrario, se han disparado sus precios presionando el aumento de la inflación.
El gobierno federal continuará durante 2018 amortiguando las variaciones abruptas en los precios de las referencias y el tipo de cambio, mediante el esquema de estímulos semanales al impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) bajo la misma mecánica con la que ha operado durante 2017”, explicó la SHCP.
El presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, quien negó haya un repunte abrupto en los precios con la liberación, manifestó que la medida que entró en vigor promueve la inversión y la competencia en el sector, lo que se traducirá en mejores servicios para los consumidores mexicanos. ¿Usted le cree?
Con base en la historia de este tipo de reformas, los únicos favorecidos siempre han sido los grandes capitales nacionales como extranjeros, que han visto prosperar sus negocios e inversiones, pero la gran mayoría de los ciudadanos siempre resultan afectados por las “ideotas” de los tecnócratas y de los priistas.
No se equivoca el virtual candidato presidencial del PRI, que dice que él no es militante del partido tricolor por no estar afiliado, pero sus hechos demuestran que es un priista, cuando afirma que “es mucho lo que está en juego en las elecciones presidenciales de 2018”. Claro que es mucho, seguir bajo el gobierno de un priista que dice no lo es, pero que con sus hechos y decisiones afecta al pueblo como siempre lo ha hecho ese partido, o los ciudadanos optan por un cambio que permita llegar al poder a otro grupo que buscará “arrebatar” el control de los negocios a los priistas y sus socios, quienes buscan perpetuarse en el poder para “hincharse” de lana, la cual exprimen de todos los ciudadanos.

Comentarios