Investigación:
Adriana Hernández / David Padilla

La mañana del 19 de noviembre de 2017, Tizayuca amaneció con una noticia que conmocionó a la ciudad; durante la madrugada, en el céntrico barrio de Nacozari, a 10 minutos de Villa Milagros donde el 13 de julio habían ejecutado a 11 personas, ahora cuatro jóvenes habían sido asesinados y una persona más estaba gravemente herida.
Los vecinos no escucharon nada y los familiares de varias víctimas aún no conocían la noticia que ya circulaba en redes sociales desde temprana hora; no obstante, horas después de lo ocurrido el secretario de Gobierno Simón Vargas manifestó que se había tratado de un “ajuste de cuentas” y eran “gente de fuera”.
Pero la familia y amigos de uno de los jóvenes fallecidos refiere lo contrario: Bohdan no era delincuente, no tenía malas amistades, no “andaba en cosas raras” y lo único que deseaba en esos momentos era concluir su tesis para titularse como abogado.

Limpiar un nombre, pedir justicia

La madrugada del domingo 19 de noviembre de 2017, Bohdan, de 24 años, fue asesinado en el barrio Nacozari en Tizayuca, su vida, junto con la de tres jóvenes más, abonó a las cifras de víctimas de la violencia en lo que el propio gobierno de Hidalgo catalogó como un ajuste de cuentas.
Pero para sus allegados la realidad no es así, en un parque de la colonia Nuevo Tizayuca, familiares y amigos se reunieron para contar la vida del joven y, con sus palabras, tratar de limpiar el nombre de un abogado a punto de titularse, con sueños de estudiar otra licenciatura y ayudar a su entorno, su madre y hermanas.
De los hechos, relatan sus familiares, no fueron notificados por las autoridades competentes; la noche del sábado 18 de noviembre, Bohdan fue buscado por Diego, su amigo desde la secundaria y quien también se convirtió en víctima de un crimen que no ha sido esclarecido.
Cerca de las 20 horas se trasladaron a casa de Gerald (también amigo de la secundaria), en Nacozari, quien junto con Karla, llevaban días de comenzar a vivir juntos en una especie de vecindad, de por lo menos cuatro habitaciones.
Los cuatro jóvenes convivieron, pero cerca de las 2 de la mañana, ya del 19 de noviembre, fueron asesinados, y una persona más herida, la hermana de Gerald, única sobreviviente quien fue trasladada al hospital general de Pachuca y de quien al momento se desconoce su versión de los hechos.
Al día siguiente, el secretario de Gobierno de la entidad Simón Vargas Aguilar declaró que el multihomicidio donde perdieron la vida Bohdan, Diego, Gerald y Karla, derivó de un ajuste de cuentas entre bandas criminales, declaración que para allegados es una “injusticia y falta de respeto”.

Los amigos de Bohdan colocan dos rosas en donde él solía practicar ejercicio o leer

Alumno ejemplar, joven responsable

Compañeros de Bohdan en la secundaria y el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) de la UNAM lo describen como un alumno ejemplar quien incluso, coincidieron, ayudaba a sus compañeros a estudiar, fuera por una materia inentendible o días antes de un examen.
Amigas de la familia, con más de 10 años de conocerlo, lo recuerdan como un niño y joven tranquilo que por el parque de la colonia paseaba con sus perros. Además, le gustaban los animales y también en las compras era honesto y atinado para las cuentas, relata la propietaria de un negocio de semillas.
Para ellos, quienes desde el quiosco de la colonia buscan alzar la voz para limpiar el nombre de Bohdan, los responsables del asesinato cometieron una injusticia y las autoridades una equivocación al “tachar” como un delincuente a alguien que buscaba la justicia y fue asesinado sin tenerla.

No hubo pesquisas

No obstante, además de la equivocación en que pudieron incurrir las autoridades hidalguenses, a cuatro meses del asesinato los allegados al joven no perciben que exista una investigación clara, pues cuentan que solo los cuestionaron al momento de entregarles el cuerpo, mismo que por horas permaneció como desconocido.
Desde entonces, nadie se ha acercado con ellos, por lo que sostienen que el asesinato fue una equivocación y la declaración de las autoridades una manera de “dar carpetazo” al caso y así evitar la investigación.
Sin embargo, para la familia de Bohdan es importante limpiar su nombre; además, creen que su caso podría servir como ejemplo para personas que pasen por lo mismo, pues sus seres queridos podrían estar como desconocidos en algún Ministerio Público
(MP) o las autoridades emprender teorías alejadas de la realidad sobre ellos.

Tizayuca en cifras

Sin embargo, en Tizayuca los crímenes son constantes, de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública en el municipio de cerca de 120 mil habitantes, gobernado por el priista Gabriel García Rojas, se abrieron solo en 2017, 14 carpetas de investigación por homicidios dolosos.
Seis carpetas refieren asesinatos con arma de fuego, cuatro con arma blanca y cuatro con otros elementos; en ese sentido, las cifras de Tizayuca representaron 7.56 por ciento de las 185 investigaciones que se comenzaron por homicidios dolosos en la entidad durante todo el año pasado.

Asesinan a 11 en Tizayuca

Tal es el caso de julio de 2017, donde las cifras refieren que se abrió en el municipio únicamente una carpeta de investigación por asesinato, sin embargo, esta contenía el homicidio de 11 personas ocurrido la madrugada del 13 de julio, donde siete mujeres y cuatro hombres fueron ejecutados con armas blancas por un comando armado en un domicilio particular cuando realizaban una fiesta infantil.
De acuerdo con los reportes oficiales, un grupo armado arribó a la calle Señor de la Misericordia, del fraccionamiento Villa Milagros, y atacó hasta matar a las personas, a excepción de cuatro menores que resultaron ilesos.
En esa ocasión, el procurador de Justicia de Hidalgo Ramiro Lara Salinas presumió que se trataba de un ajuste de cuentas, pues una de las personas estuvo recluida en el penal de Barrientos en el Estado de México; mientras que el secretario de Gobierno Simón Vargas declaró que fueron hechos aislados que no dañaron a la sociedad.

Ajuste de cuentas y narcomenudistas

Para el 20 de noviembre, en la conmemoración del 107 aniversario del inicio de la Revolución mexicana y un día después del asesinato de Bohdan, Diego, Gerald y Karla, Vargas Aguilar declaró, sin precisar el avance de las investigaciones, que se trató de hechos delictivos por ajuste de cuentas entre bandas criminales.
El funcionario indicó que las autoridades competentes realizaban las investigaciones correspondientes derivado de los hechos del domingo anterior en Tizayuca donde, dijo, es una “zona de atención especial”.
También, Lara Salinas declaró que las primeras líneas de investigación de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH) apuntaban a que se dedicaban al narcomenudeo, esto debido a la posición en que fueron encontrados los cuerpos y producidas las heridas.

Tuve un amigo

“Lo digo como un arrebato pero que dio raíces.
Como la lluvia que tira hojas secas y fertilizan el suelo,
un cerillo que en el último momento de extinguirse provoca un incendio,
una luz que se apaga para dejar ver al fotofóbico.

Tuve un amigo,
de una relación lejana,
pero sincera,
lo esencial para cualquier
amistad definida.
Él tenía una fuerza centrífuga,
cual taumaturgo,
alejaba lo dañino del alma
para encontrarse con uno mismo.

Así es, tuve un amigo,
de carne y hueso,
estudiante de la UNAM en derecho,
con profundo pensamiento crítico.

Tuve un amigo,
desaparecido por el crimen de lo cotidiano.
Eventos que esperamos
el día de mañana no le suceda a nuestro
hijo o a nuestro hermano.
Sin olvidar los feminicidios cometidos a diario.

Tuve un amigo,
y aunque duela, que el cielo retumbe,
como las tripas en mi estómago,
y se expanda por las redes sociales,
para que su homicidio no quede olvidado,
ni por su familia, ni por sus amigos,
o aquellos que lo conocieron,
compañeros y maestros.

Tuve un amigo,
de esos que su muerte no es natural,
cuya vida es cercenada,
como si a las Moiras se les
hubiera roto el hilo de su vida por accidente,
inesperado como un bebé saliendo del vientre
a los cinco meses,
o una mariposa brotando del capullo sin alas.

Tuve un amigo,
de esos que con muchas versiones
cubren su homicidio,
y las explicaciones satisfacen
a un grupo de poder.
Fue hallado junto a tres cuerpos más
y un corte en la yugular.

Tuve un amigo.
Su cuerpo está ausente.
Su proceso sin castigo es vigente,
solo por fumar bocanadas verdes,
pretexto perfecto para justificar su muerte.

Hemos sido abandonados terrenalmente,
Me da terror saber que no se trata de destino,
sino decisiones tomadas por albedrio,
afectando a luchadores, defensores,
pensadores y protestantes,
incluyendo amas de casa y nosotros los estudiantes;
en cualquier esquina la muerte está presente.

Hagamos que lo arrebatado eche raíces.
Utilicemos el fertilizante de lo caído.
Controlemos el fuego del incendio.
Complementemos nuestra vista con la de aquel que no veía”

Yohualli

La voz de los expertos

Han pasado ya cuatro meses desde los hechos ocurridos aquella madrugada del 19 de noviembre; las autoridades refieren que permanece abierta la carpeta de investigación por el multihomicidio donde Bohdan y sus amigos perdieron la vida, sin embargo, aún no existen personas detenidas por el caso.
Al respecto, Rafael Castelán, miembro de los Servicios de Inclusión Integral AC (Seiinac), explicó que en ese, al igual que en otros hechos ocurridos recientemente en nuestro país, se han cometido graves violaciones a los derechos humanos de las víctimas y sus familias.
“Notamos un actuar sistemático del Estado que tiene que ver con criminalizar a las víctimas, y este caso en Hidalgo no es un hecho aislado, está el de las hermanas de Veracruz que fueron asesinadas este mes por policías o el de Marco Antonio, el chico que desaparecieron las autoridades, y en ambos casos dijeron que los jóvenes estaban metidos en drogas o crimen organizado; basta con que les monten unas pistolas pasar como criminales, eso es una violación grave a los derechos humanos.”
Por ello, dijo que como organización, en conjunto con otras, buscan que se aplique y reglamente adecuadamente la Ley General de Víctimas, pues de no hacerlo así hechos como estos seguirán ocurriendo.

Hechos similares

El 10 de marzo, en Río Blanco, Veracruz, murieron las hermanas Nefertiti y Grecia Camacho Martínez, de 16 y 14 años; las autoridades argumentaron que estas habrían participado en un enfrentamiento entre civiles armados y policías. No obstante, tras los hechos y debido a una fotografía donde se observa a una de las hermanas sentada junto a un policía, comenzaron a circular versiones respecto a que las jóvenes habrían sido ejecutadas extrajudicialmente por las autoridades.
Asimismo, el 23 de enero Marco Antonio, estudiante de preparatoria de 17 años, fue golpeado y detenido por policías de la Ciudad de México, cerca del metrobús Rosario, y desde entonces no se tuvo información sobre cuál era su paradero. Sus familiares denunciaron su detención arbitraria y desaparición.
No obstante, tras el reclamo de la ciudadanía que exigía una respuesta sobre el paradero del joven, cinco días después Marco apareció, sin embargo, su estado de salud y mental no eran los mismos; hasta el momento permanece en recuperación.

Otros casos 

  • El 10 de marzo en Río Blanco, Veracruz, dos hermanas fueron ejecutadas presuntamente por policías; argumentaron que estas habrían participado en un enfrentamiento entre civiles armados y cuerpos policiacos
  • El 23 de enero Marco Antonio, estudiante de preparatoria, fue golpeado y detenido por policías de la Ciudad de México, sus familiares denunciaron su detención arbitraria y desaparición

Datos

1 El 19 de
noviembre
de 2017 cuatro jóvenes
fueron ejecutados con arma
blanca y una más resultó
herida

2 El hecho
se registró
a 10 minutos de Villa Milagros,
donde el 13 de julio,
otras 11 personas fueron
ejecutadas de forma similar

3 Tras las
declaraciones
de autoridades hidalguenses, sobre
el móvil del crimen, los familiares
de las víctimas exigen se limpie
el nombre de los jóvenes

4 De acuerdo
con el Sistema
Nacional de Seguridad Pública, en Tizayuca se abrieron, solo en 2017, 14 carpetas de investigación por homicidios

Seis carpetas
refieren
asesinatos con arma
de fuego, cuatro con
arma blanca y cuatro
con otros elementos

6 Las cifras
de Tizayuca
representaron 7.56 por ciento de las 185 investigaciones que se comenzaron por homicidios dolosos en la entidad durante 2017

Comentarios