Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana Alfonso Durazo depurar las fuerzas federales de mandos y altos funcionarios ligados al crimen organizado. Al celebrar once años del servicio de protección federal, el titular de esta dependencia reveló que la delincuencia penetró el Centro Nacional de Investigación y algunas áreas de la Policía Federal.

“Hoy recibimos la instrucción del presidente de ordenar, de depurar las instituciones de seguridad, limpiarlas de la corrupción y la complicidad con el crimen organizado. No podemos combatir al crimen con un crimen uniformado”.

Al ponderar el servicio de protección federal, que se encarga de proveer agentes de seguridad a las dependencias del gobierno federal, por su notable grado de profesionalización, se refirió al caso de Genaro García Luna, exfuncionario de la Policía Federal –detenido en Estados Unidos por probables nexos con Joaquín Guzmán Loera alias El Chapo– y anunció que se revisarán en todas las dependencias de seguridad federal las actividades y carreras policías de sus altos funcionarios, con objeto de encontrar a aquellos personajes que se hayan corrompido, aceptando prebendas del crimen organizado.

También, Alfonso Durazo dio a conocer que en las próximas semanas presentarán en el Congreso federal una iniciativa para regular las empresas dedicadas a la seguridad privada. Con ellas “tenemos un problema, tenemos que meterlas en orden”.

Datos de la administración federal refieren que existen 300 mil personas registradas en esas empresas, pero la realidad, dijo el funcionario, podría ser que existan entre 700 mil y 900 mil personas, brindando un servicio que carece de normas y estándares de protección a la ciudadanía y a las empresas.

A la fecha se encuentran desplegados de forma permanente 72 mil elementos de la Guardia Nacional.

Comentarios