El secretario municipal Isidro Alvarado afirmó que hay tranquilidad pese a lo acontecido en agosto

Chilcuautla.- El linchamiento ocurrido en agosto en la localidad de Texcatepec, en Chilcuautla, es algo que marcará a la administración actual, así lo reconoció el secretario municipal, Isidro Alvarado.

Hace unos meses, habitantes del lugar prendieron fuego a un sujeto, que junto con otro, supuestamente había intentado robar una camioneta, por lo que los vecinos entregaron a uno a la Policía, mientras que el otro fue amarrado y quemado; horas después perdió la vida en el hospital.

El secretario municipal afirmó que el gobierno local desde un principio ofreció todas las facilidades a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) para la investigación correspondiente; mientras tanto, fueron llevadas a cabo reuniones con la ciudadanía y habitantes de las comunidades, donde se les ha hecho ver que no se puede hacer justicia por propia mano y que el gobierno local no puede ser cómplice de un hecho así, “la realidad es que este linchamiento es algo que marcó la administración”.

Reiteró que hay tranquilidad en el municipio pese a lo acontecido hace unos meses, además, destacó que en la demarcación la incidencia delictiva no es tan alta como en otros municipios.

Explicó que a cargo de la dirección de seguridad continúa el subdirector Miguel Antonio Calva, aunque es probable que después de la primera quincena de enero comiencen las entrevistas para designar al nuevo jefe policiaco, dado que desde septiembre el área se encuentra acéfala.

Comentarios