Caracas.- Las amenazas bélicas del presidente Donald Trump contra el gobierno de Venezuela son una cortina de humo para desviar la atención sobre el manejo errático que ha tenido Estados Unidos de la pandemia de coronavirus, acusó ayer el presidente Nicolás Maduro en una carta dirigida al pueblo estadunidense.

Aseguró que el mandatario restó importancia a la pandemia pero “hoy la crisis se agrava simplemente porque, pese a contar con recursos, no está dispuesto a transformar el sistema de salud en uno que priorice el cuidado pleno de la población”.

De acuerdo con estimaciones de la Universidad John Hopkins, Estados Unidos es el país con más personas contagiadas de Covid-19 en el mundo y el tercero en defunciones por el virus, con 325 mil 185 positivos y nueve mil 267 fallecimientos, en muertes sólo lo anteceden Italia y España.

El gobierno y el pueblo de Venezuela no pueden aceptar amenazas de guerra, ni bloqueos, ni un tutelaje internacional que viola la soberanía del país, añadió en referencia a la propuesta de Mike Pompeo de formar un consejo de Estado que opere como gobierno interino y llame a elecciones en el país sudamericano.

“Nosotros en Venezuela no queremos un conflicto armado en nuestra región, queremos relaciones fraternales, de cooperación, de intercambio y de respeto”, abundó Maduro en la misiva fechada el 3 de abril pero hecha pública ayer por el gobierno venezolano.

Luego que la administración de Trump ha escalado hostilidades contra Venezuela en los últimos días, al desplegar fuerzas militares en las fronteras del país sudamericano, acusar a Maduro desde el Departamento de Justicia de ejercer el terrorismo y la corrupción, y proponer un gobierno de transición para convocar a elecciones, el presidente venezolano rechazó todas las amenazas.

“Hago un llamado al pueblo de los Estados Unidos para que ponga freno a esta locura, para que responsabilice a sus gobernantes y los obligue a enfocar su atención y sus recursos en la lucha urgente contra la pandemia”, apuntó.

Además, aseguró que de acuerdo con información del propio Departamento de Defensa de Estados Unidos, Venezuela no es un territorio primario en el trasiego de drogas hacia el país norteamericano, como sí lo son Colombia y Honduras, aliados de Washington.

“Pido, junto al cese de las amenazas militares, el fin de las sanciones ilegales y el bloqueo que restringe el acceso a insumos humanitarios, tan necesarios hoy en el país. Les pido, con el corazón en la mano, que no permitan que su país se vea arrastrado, una vez más, a otro conflicto interminable, otro Vietnam u otro Irak, pero esta vez más cerca de casa”, señaló Maduro.

Comentarios