Llaman a usar ácido fólico

422
acido

Pachuca

El ácido fólico es una vitamina del complejo B que, contrario a la creencia popular, no solamente deben consumirlo las embarazadas, ya que el cuerpo requiere de este para proteger órganos y prevenir anemia, generar energía y replicar el ADN.
Su deficiencia baja las defensas del organismo, haciéndonos más propensos a las enfermedades, también puede causar diarrea, encanecimiento del cabello, ulceras bucales, úlcera péptica, retraso en el crecimiento o hinchazón de la lengua.
De acuerdo con especialistas de la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH), la función más conocida del ácido fólico es la de prevenir anomalías congénitas como los defectos del tubo neural, cierto tipo de defectos del corazón, o el labio y paladar hendido en los bebés cuando están en formación.
El ácido fólico ayuda a proteger los procesos de desintoxicación en el hígado, en el trabajo celular y en el crecimiento de tejidos, por ello es necesario que la población en general lo consuma en cantidades adecuadas.
Lo ideal es que se inicie su ingesta como un complemento a partir de la adolescencia. Diversos estudios señalan que la dosis diaria recomendada de ácido fólico es de 0.4 miligramos.
Las mujeres que lo consumen por lo menos tres meses antes de concebir y durante el primer trimestre del embarazo reducen cerca de 70 por ciento el riesgo de que su bebé padezca defectos del tubo neural, la parte en la cual se forman el cerebro y la médula espinal, que se termina de formar durante el primer mes de embarazo.
Entre sus defectos se encuentra la espina bífida, malformación en la médula espinal que no permite el cierre correcto de la columna vertebral del feto y que posterior al nacimiento suele presentar daños neurológicos en el bebé, como parálisis en miembros inferiores, problemas urinarios o intestinales, entre otros.
El folato, la forma natural del ácido fólico, se encuentra principalmente en verduras verdes oscuras, huevo, cereales, frijoles, lentejas y frutas cítricas. Además de algunos alimentos procesados como el pan, la pasta y algunos cereales que han sido enriquecidos con ácido fólico.
El ácido fólico se disuelve en agua, por lo que el cuerpo no lo almacena y se necesita un suministro continuo para mantener sus niveles óptimos en el organismo.
En la SSH, dirigida por Marco Escamilla Acosta, como parte de la estrategia de prevención y promoción de la salud de la mujer en los centros de salud y hospitales, dentro del programa denominado Línea de vida, a las mujeres de entre 12 y 45 años se les promueve el consumo del ácido fólico de manera regular.
Se recomienda a las mujeres que planeen embarazarse o inicien su embarazo acudir a su unidad médica más cercana para que, bajo supervisión profesional, cuiden su salud y la de su bebé mediante una alimentación saludable y el consumo de suplementos vitamínicos como el ácido fólico, que en las unidades de la SSH se distribuyen gratuitamente.

Comentarios