Llega al cine filme sobre el genocidio de armenios

300
armenios

The Promise es considerada la mayor producción que se haya hecho sobre la masacre de armenios durante la primera Guerra Mundial

Nueva York

The Promise, la mayor producción que se haya hecho sobre la masacre de armenios durante la primera Guerra Mundial, ha sido reseñada por más de 111 mil 300 personas en el sitio especializado en cine IMDb, una cifra notable tomando en cuenta que no se estrena hasta este viernes y que solo se ha exhibido un puñado de veces en público.
La reacción apasionada se debe a que The Promise, una producción de 100 millones de dólares protagonizada por Oscar Isaac y Christian Bale, ha provocado a aquellos que niegan que 1.5 millones de armenios fueron exterminados entre 1915 y 1923 por el Imperio Otomano o que las muertes de armenios fueron el resultado de una política de genocidio. Miles, muchos de ellos en Turquía, se han abalanzado a IMDb para darle una reseña negativa pese a que no la han visto. Aunque muchos países y la mayoría de los historiadores llaman la masacre genocidio, Turquía ha rechazado vehementemente esa etiqueta.
La matanza de hasta 1.5 millones de armenios por los otomanos turcos en la época de la primera Guerra Mundial es ampliamente vista por los estudiosos como el primer genocidio del siglo XX. Turquía, sin embargo, niega que las muertes constituyan genocidio y dice que la cifra ha sido inflada, que los fallecidos fueron víctimas de la guerra y de la agitación social.
The Promise, financiada por la Fundación Kerkorian, también se hizo fuera de los grandes estudios. Sus realizadores están donando todas las ganancias a organizaciones no lucrativas y pretenden usar la película con clasificación PG-13 (menores de 13 años deben ir acompañados de un representante adulto) como herramienta educativa en las escuelas. Su estreno se programó para el 24 abril, fecha en la que se conmemora el aniversario del genocidio.
La cinta se hizo con épicas como Doctor Zhivago y Casablanca en mente: una historia de amor en tiempos de guerra. La mayoría de los horrores ocurren fuera de la pantalla. Kerkorian, quien murió en 2015, soñaba con un clásico que representara el dolor armenio con la grandeza que tanto se le ha negado.

Comentarios