Tulancingo

Reconociendo que en Cuautepec se vive un grave problema social y de seguridad pública derivado de la ordeña clandestina de ductos, el gobernador Omar Fayad Meneses confirmó la atención al respecto en el municipio.
Durante una visita a la región el pasado fin de semana, el mandatario indicó que Cuautepec es uno de los principales focos de atención en materia de seguridad, por lo que ya ha tenido un encuentro con funcionarios federales, así como con representantes de Petróleos Mexicanos (Pemex), para efectuar acciones coordinadas.

“Ya contamos con el apoyo del gobierno federal, tenemos presencia de la Policía federal, de elementos de la Gendarmería nacional, tanto para el resguardo de instalaciones como para dar con los responsables de las ordeñas, así como para detenerlos.”
Sobre la “ola” de violencia, así como asesinatos y ejecuciones en recientes semanas, Fayad Meneses manifestó que “seguramente está relacionada con los hechos delictivos, con las ordeñas, pues en la zona hay muchos huachicoleros, que eventualmente esperamos detener”.
Dijo que se sabe que buena parte de los ordeñadores de ductos son personas que no son originarias del municipio, pero que han sembrado miedo entre los pobladores, por lo que puntualizó que es compromiso de la administración estatal “limpiar el municipio del crimen y devolverle la tranquilidad a la gente”.

Apenas hace una semana se registró la más reciente ejecución en la localidad Santa Rita, donde dos hombres y una menor, de nueve años, fallecieron luego de ser agredidos a balazos desde un vehículo en movimiento.
De octubre a la fecha suman cuatro ejecuciones en el municipio, así como desalojos de pobladores por posibles riesgos al detectarse tomas clandestinas.
También se realizó la detección y confiscación de vehículos y contenedores con combustible presuntamente robado.
Lo anterior implica la molestia y temor de la población, que exige a las autoridades urgentemente acciones de combate a la delincuencia.

Comentarios