Llega Serial MTB al Estado de México

121
srrial

MEDIOTIEMPO
Ciudad de México

Hace 25 años, el baloncesto y el deporte en general dejaron de ser el mismo. Fue en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 que llegó el parteaguas, envueltos en la bandera de Estados Unidos y luciendo como seres de otro planeta para fanáticos y hasta para sus contrincantes.
Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird comandaron el que muchos catalogan como el mejor equipo deportivo jamás creado, al que no hubo mejor nombre que le caracterizara que el de Dream Team (Equipo de Ensueño).
Su Majestad, junto a Scottie Pippen, llegaba luego de conquistar su segundo título en la NBA, mientras que Magic y Bird eran los grandes íconos de los 80 que “pasaban la antorcha” a los Karl Malone, John Stockton y Charles Barkley, entre otros.
El primer partido fue contra Angola y el marcador casi despiadado: 116-38. Lejos de sentirse humillados, los africanos se acercaron a cada uno de sus rivales para pedirles fotos y autógrafos. Así eran vistos estos rockstars de la duela que paralizaron no solo Barcelona, sino al mundo entero.
En la primera ronda siguieron triunfos contra Croacia, Alemania, Brasil y España, con el choque más parejo ante los balcánicos, a quienes solo vencieron por 33 puntos de diferencia. Las rondas finales fueron igualmente un paseo para Jordan y compañía: 115-77 a Puerto Rico y 127-76 contra Lituania en la semifinal.
Nuevamente el camino los cruzó con Croacia, el más digno de sus contrincantes. Fue en ese juego la única vez que Estados Unidos se vio abajo en el marcador. Fue por dos puntos, aunque al final el marcador quedó 117-85 para consumar el oro más cantado de la historia olímpica.
Hace un cuarto de siglo estos rockstars marcaron a toda una generación de amantes del baloncesto y del deporte, consiguieron el grado de inmortales y también se hicieron de un espacio en la cultura popular mundial, porque hoy día todo aquel conjunto al que se le cataloga como el mejor de su clase recibe el nombre de Dream Team.

Comentarios