“Se conoce mejor el presente por su pasado, que el pasado por el presente”
Auguste Comte

Sigo en la creencia de que son muy pocas y pocos aquellos que merezcan ser elegidos como nuestros representantes y autoridades. Y también creo que ya no resulta tan fácil que nos quiten el voto con mentiras o con dinero.
Vuelvo al ejemplo del sobrino de Murillo Karam. Como creer que alguien que le dio hueva ir a la escuela y que su moral solo le ordena buscar atajos para alcanzar su éxito, hoy esté en la posibilidad de ser senador sin haber dado nunca un miligramo de su esfuerzo en favor de nadie, muy por lo contrario, siempre ha sido depredador del dinero público. Pues el tío Jesús dejó huellas imborrables de corrupción en todo el territorio Hidalguense.
Si lo escribo es porque lo viví de cerca al actuar de ese hombre inseguro y cobarde que en todo desconfiaba. En solo seis meses de coincidir, él como gobernador y yo como alcalde de Tepehuacán, fue más que suficiente para conocerle su instinto depredador y su gusto por los actos cobardes usando a las instituciones en contra de los que no se arrastran a sus chanclas.
Hoy, al ver el entorno de su sobrino, estoy muy seguro que ambos son lo mismo. Y entre ellos está el plan macabro de ser la continuidad de lo que no debe ser.
Bueno, solo para dimensionar la ingratitud histórica de Murillo Karam, basta con entender lo que le hizo a don Jorge Rojo Lugo. Don Jorge lo descubrió, lo sacó de su hambruna haciéndola dibujante en algún área de su gobierno. Lo impulso al grado de que todo lo que tiene y lo que es o fue se lo debe al exgobernador de Huichapan. ¡Todo! Y nunca cumplió su palabra de pagarle con la misma moneda. Fingió demencia e inventó mil pretextos para nunca hacer gobernador a José Antonio o a Jorge Rojo junior.
Eso dibuja de cuerpo entero a ese tío ingrato y que hoy trabaja no tan silenciosamente para dejar colocado en la inercia a su sobrino Gonzáles Murillo y tener la desvergüenza de quererlo mañana hacerlo gobernador sin ningún mérito, solo por ser igual que él.

Comentarios