Lleva a novela narco y huracán

124
novela
La obra de Alejandro Vázquez Ortiz empezará a circular en librerías

DANIEL DE LA FUENTE / AGENCIA REFORMA
Monterrey.- A finales de la década de 1980, Miguel Ángel Félix Gallardo tuvo la idea de crear una federación de cárteles de la droga, cuenta Alejandro Vázquez Ortiz. Repartir el territorio y organizar a todos los grupos para evitar la violencia.

Para ello necesitaba de emisarios, dice, personas que no pertenecían a ningún cartel y que mediaba entre ellos. “Claro que esta idea no cuajó”, comenta el escritor. “Sobre todo gracias a la virulencia del cártel de Tijuana. Pero yo parto de la idea ficcionalizada de que por ahí se quedó un par o más de estos emisarios”.

Del destino de uno, o más bien, de uno que suplantó a su hermano muerto, trata El emisario o la lección de los animales, novela debut de Vázquez Ortiz editada por Caballo de Troya, sello de Penguin Random House, y que empezará a circular en librerías.

El autor de los libros de relatos Artefactos y La virtud de la impotencia comentó que su intención al escribir esta novela del narco fue lograr una que nadie escribiría. “Huir de los lugares comunes”, afirma sobre su primera obra en este género. “Ir hacia la violencia que opera más abajo, más adentro de la ciudad. Una violencia en la que los asesinatos son su vuelta de tuerca, su caricatura monstruosa. Espero haberlo conseguido.”

El autor nacido en Monterrey en 1984 habló de la presencia del huracán Alex en su novela.

“No es sólo el Alex. Son los huracanes en general. Los desastres de inundaciones son los que cíclicamente tocan Monterrey.

“Desde aquella crónica El río fiera, bramaba: 1909, de Oswaldo Sánchez y Alfonso Zaragoza, que nos recuerda la inundación de principios de siglo, hasta el huracán Alex. Estas inundaciones acaso sean las únicas potencias capaces de rivalizar con el espíritu de autosuficiencia de los regiomontanos. Con qué simpleza el agua borra de plumazo el orden que pretendemos otorgar al territorio. Creo que las tormentas son unas grandes pedagogas. Nos enseñan nuestros límites”.

¿Hacen faltan más historias sobre violencia desde la ficción? “Depende. Lo cierto es que la violencia no nos ha abandonado. Y no podemos dar la espalda a lo que pasa. Está ahí, mostrándose cada día. Por otro lado, creo que falta que asumamos pensar con intención la violencia. Es decir, pensar que se puede hacer a la manera de Stendhal y creer que nuestras obras son meros espejos en el camino. Hay mucho que decir de la violencia y, a veces, en su brutalidad y absurdo, mostrarla no es suficiente, porque parece refractar cualquier intento de comprenderla. Pero es ahí donde tenemos que ahondar: y que nuestras obras intenten por lo menos decir algo más”.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios