Parecía imposible que una persona prepotente, ignorante, con una experiencia política totalmente nula, tramposo para ganar en los negocios, siempre vociferando odio contra todos aquellos que no son blancos, fuera a ganar las elecciones de los estadunidenses para convertirse en el presidente del país más poderoso económica y militarmente.
Hay una tendencia mundial que se expresa en las palabras del líder del partido de la independencia del Reino Unido Nigel Farage al decir que el Brexit era el triunfo de la gente normal, que 48 por ciento que estuvo por el no, eran ni normales, ni decentes, ni de verdad.
Trump llegó al triunfo por el apoyo de los grupos racistas y neonazis, como el Ku Klux Klan, bajo el liderazgo de David Duke conocido como el Mago, extremista que rechaza a los migrantes, latinos, negros, homosexuales, islamitas, judíos y todos los que no sean blancos.
¿Acaso con Trump resurgirá la frase del apartheid? Sistema de segregación racial impuesto por los blancos que duró 1814-1992 en Sudáfrica, “los negros son negros por sus pecados y están condenados por Dios a servir a los blancos para expiar sus pecados”.
Expertos como Claudio Lomnitz dicen que con el régimen de Trump no habrá negociación, porque va haber más imposición y también más distancia.
Pero lo impredecible es el tamaño del daño que provocará al mundo, ¿hasta dónde llegará? Las primeras pinceladas ya están a la vista, ha dividido a los norteamericanos como nunca se había visto, desde la guerra de secesión entre 1861-1865.
El efecto inmediato para México es la profundización del tipo de cambio más allá de 20 pesos por dólar; no se dude que las restricciones a nuestro comercio se harán evidentes con nuevos aranceles y la posición negativa contra el TLC, que ha llevado al sector empresarial, a través de Miguel Alemán, de manifestar su preocupación en el Foro Cumbre de Negocios 2016, al decir que “debemos construir pronto una estrategia integral en la que no quepan improvisaciones… es tiempo de persuasión no de improvisación”, mientras que el secretario de Hacienda y el Banco de México recomiendan calma. ¿Acaso los empresarios ven lo que nuestras autoridades no ven?
Imagínese usted, si Trump regresa o encarcela a 3 millones de migrantes, construye el muro y requisa las remesas que nuestros compatriotas envían a México, el efecto económico sería desastroso porque nuestra realidad es de alta vulnerabilidad, sin las remesas ni los ingresos del petróleo, con un Pemex desmantelado, una agricultura y una planta industrial con rezagos tecnológicos profundos, con una desarticulación entre sectores productivos y la academia, y sin investigación aplicada; es lo que explica nuestra falta de productividad y competitividad. El resultado sería más pobreza, corrupción y criminalidad.
Ah, pero nuestras autoridades dicen que México tiene fortaleza macroeconómica, que el presupuesto de 2017 blinda a la economía mexicana, ¿quién se los cree? Según la subsecretaria de Hacienda Vanessa Rubio Márquez, el Presupuesto de Egresos para 2017, que es 3 por ciento menor que el de 2016, mantendrá una economía sólida y estable porque detonará una inversión de 26 mil 400 millones de pesos en infraestructura.
Sin embargo, 739 académicos en una carta que suscribieron a la Cámara de Diputados, quienes se subieron el sueldo como si lo merecieran, se expresaron por el no al recorte del presupuesto de 2017 en el sector científico, tecnológico y de innovación, porque representa el incumplimiento del compromiso de Enrique Peña Nieto de alcanzar uno por ciento del PIB para 2018, lo que profundizaría el rezago científico-tecnológico, puesto que nuestras importaciones en ese rubro son el equivalente a 4 por ciento del PIB.
Además de raquítico el presupuesto para 2017, la administración del gobierno de Peña Nieto es todo menos austera, ya que gastó en lo que va del sexenio 50 por ciento más que las dos administraciones anteriores.
Mientras que la situación nacional está lejos de una fortaleza económica, para enfrentarnos a un gobierno autoritario y racista de Trump, el presente gabinete del gobierno federal está inmerso en la autointoxicación, la mentira, la miopía y la estupidez. ¿No lo cree usted?

Comentarios