Algo sucede con la aplicación de los recursos que administra el gobierno estatal. El presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Gerardo Sosa Castelán reclamó ayer, en un acto de entrega de nuevas unidades de Garzabús, que el gobierno del estado debe a la casa de estudios poco más de 182 millones de pesos provenientes del presupuesto estatal. Esto correspondería a recursos que el Ejecutivo estatal debió haber depositado a partir del segundo mes del año y que por alguna razón están detenidos. Pero además, otros que han reclamado por la falta de dinero de parte del gobierno estatal son los profesores de la sección 15 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Ayer en entrevista con este diario, el legislador de Nueva Alianza e integrante del sindicato Eliseo Molina Hernández descalificó a la secretaria de Educación estatal Sayonara Vargas como una interlocutora válida. A la titular de la SEPH la responsabilizó de irregularidades como “falta de pago durante meses a los maestros que trabajan en escuelas de tiempo completo; nula gestión para regularizar a los docentes que laboran bajo el régimen de honorarios; atraso en las compensaciones del personal de supervisión; y no aplicación de recursos para formación continua”. Por ello, el legislador pidió al gobernador Omar Fayad que evalúe la permanencia de Sayonara en el cargo. ¿Qué es lo que pasa con el manejo de las finanzas? De filón. ¿Habrá un criterio electoral en la disminución de 50 por ciento de los ingresos que obtenía la alcaldía de Pachuca por concepto de cobro de multas en parquímetros? ¿O es mero sospechosísmo político?

Comentarios