En el antiquísimo refranero español, el relativo a que “la forma también es fondo”, fue utilizado en todas las obras de la generación literaria del 98. Se encuentra en todas las novelas de los grandes maestros: desde Azorín, Machado y Pío Baroja hasta el mejor de los romancistas Benito Pérez Galdós y el modernista Ramón del Valle Inclán.
Muchos mexicanos que hicieron posgrados en España seguramente abrevaron de ellos. Pero quien raptó magistralmente el refranero para traerlo al país y adueñarse de él fue el “ideólogo priista” Jesús Reyes Heroles. Hasta dicen algunos nativos que él inventó el aserto de que “en política la forma es fondo”. Cosas de la aldea.
Pero cuestiones culturales aparte, parece que don Jesús “clavó la pica en Flandes” e hizo creer a muchos que “lo que resiste apoya” y muchas otras ocurrencias más, bien aplicadas, que ingresaron al refranero político mexicano como aportaciones del abogado tuxpeño eran, efectivamente, producto de su ingenio y locuacidad. ¡Hágame usted el refabrón cavor!

EPN quiso manipular formas, fondos y percepciones

En efecto, desde las teorías de la Escuela de la Gestalt (o psicología de la forma), desde 1900 los psicólogos alemanes Max Wertheimer, Wolfgang Köhler y Kurt Koffka sustentaron que el principio de la percepción se basa en la apreciación de que el todo es mayor que la suma de sus partes. Las percepciones inducen los procesos mentales. Pero se referían a las percepciones inteligentemente diseñadas, no a las ocurrencias de rancho.
A raíz de la pomadosa presentación de las leyes mochas que integran el Sistema Nacional Anticorrupción y por la transparencia, la tolucopachucracia echó mano de todo su ingenio para hacer valer esos principios de manipulación mental y de manejo de las formas y fondos… ¡solo para volver a regar el tepache!

Una disculpa… y tan tan. ¡A otra cosa, mariposa!

Dijo Peña Nieto que “los servidores públicos no solo están obligados a respetar la ley, sino también somos responsables de la percepción que generamos con lo que hacemos… este error afectó a mi familia y lastimó severamente la investidura presidencial”. Sin mencionar que sus actos de rapiña no son percepciones sino que están documentados y son del dominio público.
Y a continuación expresa su “profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé”. ¡Y tan tan, a otra cosa, mariposa!, Fox dixit. A seguir robando, a seguir en lo que verdaderamente es lo suyo.

Las casas… y el papel de Higa, San Román y OHL

Es hora de que nadie en su sano juicio puede explicarse qué quisieron lograr y qué fue lo que consiguieron. El hecho es que el auditorio conseguido para defenestrar al chivo expiatorio menos indicado –el tal Virgilio Andrade– y para pedir el perdón a la nación, resultaron infamantes a más no poder.
El perdón que requiere una ofensa tan grave a la nación como el pavoroso desfalco y la rapiña con la que se han cebado sobre ella, no merece ser dicho en la penumbra de un saloncito repleto de incondicionales, tengan el título que les pongan.
La legitimidad que requiere un decoroso afán de lucha frontal contra la corrupción no se logra poniendo en la picota la cabecita de un cuestionado tipo como el secretario de la Función Pública Virgilio Andrade, el más pequeño –en muchos sentidos– del gabinete, casi mandado a hacer a modo tanto para ser investido, como para tratar de cubrir los ridículos, causando vergüenza ajena.
Un mequetrefe más, habilitado por el dueño del pandero y de los osos, Luis Vi(rey)garay, para hacerle al “tío Lolo” en las averiguaciones de las casitas de la Gaviota, su consorte Peña Nieto, la de Malinalco –con los dos terrenos aledaños– del propio Comendador, la de Oso…rio Chong en Sierra Vertientes y Paseo de las Palmas, en Las Lomas y todas las ofensas públicas de los grupos Higa, San Román y OHL… solo en el ramo de la construcción.

El perdón, solo palabras que se lleva el viento

Demasiado circo para tan pocos payasos. El famoso perdón de Peña Nieto, grandilocuentemente alabado por todos los textoservidores de las pantallas, los micrófonos y las teclas, no requiere de absoluciones pagadas.
Merece sanciones legales severas. No se puede pasar por alto actos execrables de despojo del patrimonio nacional, de la Hacienda pública, de la confianza ciudadana, por medio de palabras que se lleva el viento, y menos si estas son dichas con el desparpajo y la risa oculta de los protagonistas.
Porque no solo debe pedirse perdón por el mal manejo de los publirrelacionistas acerca de la casita blanca, que tanto costó publicar en las elegantes y chabacanas páginas en papel cuché de la revista del corazón Hola! Debe haber consecuencias legales, penales.

Violaciones arteras al espíritu de las leyes mochas

Eso es todo lo que debe estar en el tapete de la discusión pública. Tanto el remate de los bienes nacionales y de las geografías petroleras, como los atentados contra los derechos colectivos de sindicación, los intentos privatizadores de los servicios de educación y salud, los tejemanejes con las obras públicas, los negocios y moche$ en lo oscurito, por referirnos solo a lo más conocido.
Las violaciones arteras al espíritu, no al contenido, porque ese de antemano ha sido condenado al fracaso, de las siete leyes mochas que ya naufragaron, debe pagarse con juicio político por delante, más si fueron cometidas por los caifases de la ley.

Gamboa Patrón, un año más para robar y esconder

Pero como según lo dice la Constitución, el presidente solo puede ser enjuiciado por traición a la patria, y de ese supuesto, según él está salvado –cuando deje el encargo, cuando se despoje de la investidura, ¿sí podrá ser enjuiciado por conflicto de interés, prevaricato y otras linduras?– ha dejado al descubierto en la jaula de los leones a todos los miembros del primer círculo del peñato –Vi(rey)garay, Oso…rio, entre otros– todos ellos sujetos de la acción judicial y penal, por lo menos.
‎Por lo pronto, ya enviaron al más culiempinado que encontraron a la mano, el yucateco Emilio Gamboa Patrón, lacayo del chaparrito Humberto Castillejos Cervantes, a decir que él hará la declaración 3de3, hasta que la ley lo obligue.
Es decir, ¡hasta julio del 2017! –¿un año más para robar y esconder lo mal habido?–, que es el término a partir del cual serán vigentes las leyes mochas, hasta que las reformas sean aprobadas por más de la mayoría relativa de los congresos estatales, según lo decidió el badulaque Castillejos Cervantes. La burla y el desprecio a flor de piel. El sarcasmo hacia el ciudadano, a tambor batiente.

Solo exacerbó la indignación y el repudio

‎Desde cualquier punto de vista, del fondo, de la forma y de la percepción ciudadana, el actito en Palacio Nacional ha exacerbado la indignación y el repudio ciudadano. No se puede ser tan ingenuo, ni tan mendaz, ni tan absurdamente ignorante.
El juicio público apenas empieza. Acaban de tocar las trompetas de Jericó; no tardan en caer los muros de la indignidad.
¡Ojalá! ¿No cree usted?

Índice Flamígero: La controvertida directora del canal de televisión del gobierno de la Ciudad de México Capital 21 Marcela Gómez Zalce recién estuvo en París donde se entrevistó con su exjefe Marcelo Ebrard, de acuerdo con uno de sus colaboradores más próximos. ¿Alguna instrucción para rescatar al medio de comunicación que, bajo la batuta de ambos, prácticamente dejó de existir? +++ Y a propósito del exjefe de gobierno del entonces GDF, ¡vaya que hizo rico, millonario, al expresidente del PRD Carlos Navarrete! Los estacionamientos propiedad de su familia ya son, en cantidad y altas tarifas, los número uno de la capital nacional. Desplazaron a la familia Sarquís, que durante décadas tuvo esa posición. Ahora se explica la apasionada y suicida defensa que Navarrete hizo del socio de Marcelo, Ángel el Gordo Aguirre, antes de que lo defenestraran de la gubernatura guerrerense, ¿o no? +++ Y si usted tiene algún trámite con el gobierno de la Ciudad de México, tenga cuidado de no caer en las garras de la familia del senador Alejandro Encinas. Por lo menos uno de sus hermanos y uno de sus sobrinos se dedican a “coyotear” y defraudar incautos. ¡Imagínese usted al perredista de gobernador del Estado México! ¡O lo que no harían sus parientes cuando sustituyó a AMLO en el principal cargo político de la capital nacional!

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorArranca Cipriano Charrez obra en Los Cruces
Artículo siguienteNatalie Wood

Columnista político desde 1977. Comentarista radiofónico y de televisión. Publica su columna “Índice político” en 47 medios de comunicación de la República mexicana y tres de Estados Unidos. Apunta con el Índice, pero también propone.