No hay resentimientos ni se traslucen angustias, porque Luis Enrique Baños Gómez, si bien no olvida que perdió en la mesa su posibilidad de ser presidente municipal de Mineral de la Reforma, en un proceso que todavía se mantiene vigente en su recuerdo, reitera, no con iras, sino como ratifica: con verdades.

Lo vuelve a citar. “Fui candidato en 2011; mi oponente era Filiberto Hernández. Resultó disputado, pero al final gané con votos; legal, pero hubo algo no aclarado”.

A los 46 años, lo cuenta. Como si fuera ayer. “Personal del Instituto Estatal Electoral (IEE) recibió un reporte de que una casilla no se había completado, pese a que el mismo IEE integró a una persona de otra sección electoral. Y se dictaminó que era grave irregularidad; así. Procedieron a anular la votación de esa casilla.

“Gané con 47 sufragios de diferencia. Recibí mi constancia de mayoría. Logré en total 15 mil 225 votos; pero dieron marcha atrás. Y de pronto aparecí con 11 abajo. En el tribunal electoral triunfó el PRI. El presidente de la sala era Santiago Nieto. Sabemos que hubo una especie de extrañamiento al IEE. Solo eso.”

Eso lo llevó, años después, el 19 de enero de este año, a dejar una militancia de 23 años en el PAN.

Egresado como abogado en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), y con maestría en derecho procesal, gran parte de su tiempo lo dedicó a trabajar por Acción Nacional.

Sus días de estudiante

Alude a sus épocas de estudiante: “Primaria la cursé en la Ramón G Bonfil, después continué en la secundaria federal dos. Bachillerato, primer semestre en la José Ibarra Olivares, en 1988 para concluir en la Preparatoria uno. Ya fue en 1990 en que ingresé al Instituto de Ciencias Sociales (ICSo), de donde egresé como licenciado en derecho”.

De su desempeño en las aulas se califica, modesto, como regular, siempre de ocho para arriba. Su promedio final, en 1994, fue de 8.5.

Presentó examen profesional el 31 de julio de 1995. Fue aprobado.

De su paso por la Autónoma de Hidalgo resalta que es testigo de avances notorios en la máxima casa de estudios de la entidad.

“En infraestructura educativa y calidad académica ostensiblemente la universidad ha despegado.”

Su estancia en la UAEH la considera tranquila. No participó en política estudiantil.

No olvida a algunos que fueron sus mentores. “Adalberto León Arrieta, quien trabajó en la PGR, derecho económico; Raúl Arroyo, derecho constitucional; Leonardo Ramírez Álvarez, introducción al estudio del derecho; Ricardo César González Baños, derecho procesal; Roberto Rodríguez Pérez, derecho familiar; Martha Gaona, sociología y Tomás Herrera, medicina legal. Todos, excelentes”.

Trabajó en un despacho jurídico con uno de sus hermanos; en 1997, se independizó.

“Me desempeñé, en especial, en derecho civil y familiar; más adelante en penal.

No ha abandonado el ejercicio de su profesión. Lleva aún algunos asuntos. Está activo.

Salto a la política

De su ingreso a la política, apunta: “Tuvo que ver con algunas inconformidades y el propósito era corregirlas. La política es, auténticamente, vocación de servicio”.

En 1996 se afilió al PAN. “Como la mayoría, hice trabajos menores como repartir volantes”.

Cuando fue la elección para alcalde de Pachuca del ingeniero José Antonio Tellería fungió en calidad de representante de casilla.

“Proceso difícil, complicado, pero justamente ganó el ingeniero.”

En el año 2000, decisión trascendente: se casó. El 24 de junio cumplió 19 años de lo que llama feliz matrimonio. Hay, fruto de esa unión, tres hijos, dos niñas y un varón.

“Con la finalidad de que hubiera un cambio, nos fuimos a vivir a Mineral de la Reforma. Gente amigable, respetuosa y, además, participativa.

“No dejé la política y en 2001 fui precandidato a diputado local. Rosa María Barba me ganó la de mayoría; yo, la de representación proporcional.

“En 2002, levanté la mano para ser candidato a alcalde. No lo obtuve. Estaba muy joven y en plena consolidación, aunque fungí como regidor. Entre 2003 y 2006, y, asimismo, presidente del comité municipal. Recuerdo que debatía con el presidente municipal Salvador Licona.”

En 2007, un cambio: llegó a la procuraduría agraria, casi cuatro años, hasta 2011.

Proceso controvertido

“Estaba latente el gusanito de la política. Fue cuando contendí por la presidencia municipal, en un proceso controvertido. Pero no me rendí y continué trabajando. Y así, fui aspirante a diputado federal. En serio, casi se la gano a Mirna Hernández. Muy parejos los resultados. Pero no tengo queja alguna. En Mineral gané por 850 votos, pero en el global, en el distrito, Mirna quedó arriba.

“Continué en el PAN, y en 2013 participé como suplente de Guillermo Galán, quien llegó como pluri al Congreso.”

Prosigue Luis Baños en su recuento: “En 2014 creamos, en Mineral, la Fundación Sembrando para el Desarrollo. Continúa en operación. Bajamos apoyos para comunidades y escuelas.

“Y en 2016 me motivan en pro de la candidatura a diputado local, distrito 17, que integran Mineral y Epazoyucan.”

Se distiende, pero sin ánimos triunfalistas. Advertible su satisfacción. Es de envidiable calma.

“Se obtuvo el triunfo por 3 mil 500 votos de diferencia. Terminé en 2018 por ajuste de reforma constitucional.”

De lo que 2020 le puede deparar, tal vez por la presidencia municipal, dice: “Posiblemente participe. No hemos dejado de trabajar para beneficio de la gente. Estuvimos con compañeros y vecinos de otros partidos.

Analiza opciones:
¿Por el PAN?, le cuestiona el reportero. “Probablemente sí. Aunque he tenido pláticas con otro instituto político.

“¿Ha pensado cambiar de partido?”
“En verdad, no lo sabemos.”

“¿Cómo independiente, tal vez?”

“No es improbable.”

“El proceso inicia este próximo diciembre y tenemos hasta enero. Las precampañas en febrero.

“¿Su relación con Asael Hernández?”

“Ni buena ni mala.”

“¿Competirá Areli Maya Monzalvo, esposa del actual alcalde Raúl Camacho?”

“Ella tendrá que decidir.”

“En el Congreso local, ¿activo?”

“Lo fui. En dos años presenté 33 iniciativas.”

“¿Y de la rotación de la junta de gobierno?”

“Me apasioné. Apoyé, como usted dice, la rotación el 31 de julio de 2018 y de acuerdo con votación de los tres grupos mayoritarios. Queríamos terminar con el modelo priista.”

“¿Presionado?”

“No hubo nada de eso.”

“La alcaldía, ¿Tiene confianza en ganar?”

“No lo sé.”

Explica: “Lo que sí es mantener propuestas con los ciudadanos para que ellos puedan comparar. No hay que abandonar una causa que beneficie a todos en Mineral”.

Comentarios