En voz de especialistas el crecimiento económico de nuestro país se califica de mediocre, el debilitamiento de la economía es persistente, la complejidad de la economía global se ha convertido en la primera y más importante explicación para justificar oficialmente el porqué de la situación nacional.
El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, en la página 20 refiere que “el potencial de crecimiento del PIB en México es de 3 y 4 por ciento, lo que es insuficiente para hacer frente a los retos que se ha propuesto el gobierno federal, así como para cumplir a cabalidad con las metas de bienestar”.
Sin embargo, el promedio de crecimiento ha sido de 2.3 por ciento anual en lo que va del sexenio, a inicios de 2014 el secretario de Hacienda informó que el crecimiento de la economía sería de 3.4 por ciento tasa que tuvo que ajustar en un rango de 2.3 y 3.3 por ciento; en 2015 el PIB creció 2.5 por ciento, la aplicación de los recortes presupuestales, según la versión oficial, fueron de manera preventiva para hacer frente a los impactos de la economía global y a la baja de dinamismo de la economía norteamericana, de la cual dependemos desde hace siglos.
Según el Fondo Monetario Internacional, el PIB de México crecerá al finalizar el 2016 en 2.6 por ciento, lo que a todas luces es insuficiente según lo planteado en el Plan Nacional de Desarrollo; de acuerdo con expertos, para que México inicie la superación de sus rezagos sociales necesita crecer de una manera sostenida en 7 por ciento, pero tal parece que ese ritmo de crecimiento no se logrará en la presente administración federal, aun aplicando las llamadas reformas estructurales.
Sobre todo porque hay signos preocupantes, por ejemplo en el trimestre abril-junio de 2016, el PIB presentó una disminución real de 0.2 por ciento respecto al primer trimestre del mismo año, las actividades industriales se redujeron 1.5 por ciento, las primarias 0.3 por ciento y las de servicios y comercio avanzaron solo 0.1 por ciento.
Sumado a lo anterior está la salida de capitales de México por un monto de 11 mil 368 millones de dólares durante el primer semestre de 2016, según cifras de Inegi; por su parte el déficit resultante de la relación importaciones-exportaciones fue de 9 mil 894 millones de dólares en lo que va de este año, en tanto que en 2015 fue de 8 mil 78 millones de dólares, un crecimiento en el déficit de más de 22 por ciento.
El pago de intereses por deuda externa pasó de 8 mil 830 millones de dólares en 2011, a 13 mil 280 millones de dólares, en lo que va del presente año; las reservas internacionales pasaron de su punto más alto en 2012, cuando llegaron a 13 mil 512 millones de dólares, a mil 233 millones de dólares en el primer semestre del año.
Desde la óptica de la calificadora Internacional Moodys, el Sistema Bancario Mexicano “bajó su perspectiva de estable a negativa”, ante las expectativas aumentó en el riesgo de activos, con la expansión de su cartera de crédito. Uno de los principales deudores del Sistema Bancario Mexicano es Pemex, el cual enfrenta fuertes restricciones de liquidez y un alto apalancamiento financiero.
El análisis de la evaluadora internacional proyecta que el crédito crecerá en 12 por ciento, lo cual es más del doble que la tasa de crecimiento nominal del PIB, los nuevos créditos continuarán dirigidos a los sectores de consumo, principalmente todo ello apunta a un mayor riesgo financiero.
El Banco de México considera que el crecimiento potencial del país podría ser menor al percibido previamente, o sea que ¿habrá otro ajuste?; lo explica de esta forma “un menor crecimiento potencial podría estar proviniendo de la percepción de un menor precio del petróleo, como de un menor potencial de las exportaciones de productos mexicanos, derivado de la atonía del crecimiento global y de un menor impacto favorable de las reformas estructurales, ante las dificultades surgidas para su implementación”.
Ni la historia está escrita, ni el futuro es como se soñaba, dice Rolando Cordera, por lo que los últimos años del presente régimen huelen a mayor crisis. ¿No lo cree usted?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorJuan Gabriel: un parteaguas social
Artículo siguienteMéxico tiene una educación obsoleta: SEP
Responsable técnico del Observatorio Tecnológico de Hidalgo y profesor investigador de la UAEH en temas de gestión tecnológica e innovación. Imparte las materias de fundamentos de la metodología de investigación y la de creatividad e innovación empresarial.