Termina el año y, como siempre, comienzan las ceremonias de premiaciones a lo mejor de lo mejor de las industrias culturales, y una que ha ido agarrando fuerza es la de los videojuegos, cuyas galas son más amenas y sin tanta mamonería o excentricidad como ocurre con el mundo del cine y de la música. Así las cosas, el pasado jueves The Game Awards 2018 –los Globos de Oro de los videojuegos– nos dejaron las siguientes lecciones:

5. La trinidad del gaming puede estar en paz. Menuda sorpresa nos provocó el discurso inaugural emitido por Phil Spencer, Reggie Fils-Aimé y Shawn Layden, los “mandamás” en Xbox, Nintendo y PlayStation, respectivamente, quienes brindaron un mensaje en pro de esta industria cultural que crece más cada día. Su aparición resulta aún más especial debido a que la gente de PlayStation se ha mostrado hermética para cooperar con las otras empresas, pero siempre hay un primer paso. Esperemos sea este.

4. Se viene un 2019 muy movidito. Además de los premios, The Game Awards destaca por ser un comercial de tres horas de duración. Este año no fue la excepción. Tuvimos un primer vistazo de nuevos títulos que aparecerán en el transcurso de 2019 –si todo sale bien– como Marvel ultimate alliance 3, Mortal Kombat 11, Anthem, Ancestors of mankind odissey, así como expansiones y contenido descargable de juegos ya conocidos como Far cry 5 y Rocket League. Podemos concluir que tendremos un año movidito.

3. Nintendo es el amo de las colaboraciones. El nuevo título de la gran N, Super Smash Bros ultimate, ha reunido a casi 80 personajes provenientes de más de 30 franquicias de videojuegos que suman, incluso, a héroes que no pertenecen a la empresa como Ryu –de Street Fighter, que pertenece a Capcom–. Si esto no fuera suficiente, ayer anunció que vendrán más invitados y todos pegamos el grito en el cielo. Quizá Nintendo sea recelosa con sus juegos y mascotas como Mario, Luigi, Link o Donkey Kong, pero a la hora de pedir prestado paga con creces, se luce y no defrauda.

2. Los juegos para un jugador siguen rifando. Analistas de esta industria afirmaron que 2018 sería crucial debido a que comenzarían a desaparecer los juegos enfocados a un usuario para dar lugar a aquellos que tuvieran multijugador en línea. El pasado jueves los títulos más ganadores de The Game Awards fueron los dirigidos a un jugador: Red dead redemption 2 y God of war. Los dos son verdaderas joyas que, te guste o no este medio, debes conocer y, además, son muestra clara que antes de un multijugador frenético, los gamers preferimos buenas historias.

1. El videojuego como industria cultural. Ya lo decía el documental Videogames: The movie (2014): los videojuegos ya son la industria cultural que más satisfacción brinda a sus usuarios. Y cómo no: mientras el cine se harta de secuelas cada vez más malas y la música se rige bajo la misma fórmula pop, en el videojuego vemos contenido fresco, desafiante, profundo y entretenido sin importar secuelas, novedades o reimaginaciones.

Si la cosa sigue así, y fomentamos un mayor sentido crítico, se vendrán años favorables para todos y todas los que amamos los videojuegos.

The Game Awards

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios