La mañana de ayer, vecinos de la localidad El Aserradero en el municipio Cuautepec reportaron a las autoridades una toma clandestina para el robo de combustible, luego que notaron que corría gasolina a la orilla del camino principal.
De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH), la denuncia derivó de una fuga registrada en el ducto de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) cerca de las 8 horas, paralelo a la carretera Cuautepec-Tepeapulco, a donde acudió personal de la delegación regional de la Policía estatal y Protección Civil municipal; cerca de las 11:30 la fuga quedó controlada, a cargo de seguridad física de Pemex.
En lo que va de 2017, incendios a partir de fugas en ese tipo de tomas clandestinas en la entidad dejaron al menos tres personas muertas en dos municipios. Los siniestros en el transcurso del año ocurrieron en cuatro demarcaciones: Mineral de la Reforma y San Agustín Tlaxiaca en el centro de la entidad, en febrero y marzo, donde fallecieron dos y una persona respectivamente. Además de Tlahuelilpan al suroeste, cerca de la zona de Tula, en mayo y a principios de este mes en Tepeapulco, cerca de la zona de Cuautepec.
Según la SSPH, de enero de 2016 a junio de este año decomisó 737 mil 578.5 litros de combustible robado.
Pemex reveló que Cuautepec tiene el mayor número de tomas clandestinas, mientras que siguen en orden descendente Tlanalapa, Tula, Tepetitlán, Tepeapulco, San Agustín Tlaxiaca, Tetepango, Pachuca, Tlahuelilpan, Tlaxcoapan, Ajacuba y Atotonilco de Tula.

Comentarios