“Cuando te rodeas de gente talentosa, no te queda otra que ser talentosa”

Recién elegida presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa (AMMJE), Lorena García Cazares es un ejemplo de la mujer que sabe aprovechar las oportunidades.
En su trayectoria de 23 años como empresaria, ha sabido capitalizar los fracasos y convertirlos en oportunidades para hacer mejores negocios. Tiene 56 años, los nueve últimos los ha pasado en AMMJE en donde una cosa le ha quedado clara,

“cuando te rodeas de gente talentosa, no te queda otra que ser talentosa”.

Sentada en la sala de plenos del Consejo Coordinador Empresarial de Hidalgo (CCEH), lugar que alberga temporalmente las oficinas de la asociación que representa, se describe:

“soy una mujer alegre, comprometida, agradecida, justa, honesta y respetuosa”.

Su mejor carta de presentación, dice en entrevista para este diario, es su trabajo.
Lore, es una mujer de cabello castaño claro, su menuda estatura no coincide con el tamaño de sus sueños, que por su puesto, son tan grandes como su sonrisa. Así, con el carmín de sus labios que enmarca su amable gesto, narra que los sectores textil y de alimentos han sido el camino de su carrera empresarial.
Nunca estuvo convencida de ser empleada, por lo que, tras tener un cargo directivo como titular del área de recursos humanos en una empresa de su natal Tulancingo y de alcanzar uno de los mejores niveles como vendedora de la conocida marca de cosméticos Jafra, prefirió los negocios propios.
En un inicio, el nacimiento prematuro de su primer hijo fue la causa de que la venta de productos de decoración, elaborados por ella misma, se convirtiera en su principal fuente de ingreso.
Luego vino el negocio al que se dedicó durante muchos años: las cafeterías escolares; inició con una localizada en un plantel frente al que entonces era su domicilio; su inquietud, cuenta, la llevó a preguntarle al director como podía obtener un contrato para administrar un local del ramo.

“Un día mientras barría la puerta de mi casa el director se asomó y le pregunté cómo se le hacía para entrar al negocio de la cafería; me mencionó que la señora que estaba a cargo estaba por salirse, de modo que si le presentaba una propuesta habría oportunidad”,

comentó.
Así lo hizo. Y entonces, la magia llegó, pero no sola. La excelencia con la que manejaba ese negocio, le permitió estar al frente de las cuatro caferías en la región de Tulancingo en apenas año y medio, entre ellas la de un Cobaeh (durante la gestión de Manuel Ángel Villagrán) en donde también logró posicionarse como proveedora de uniformes.
Al mismo tiempo se dedicada a la venta de pants por mayoreo.
Ya enrolada en el negocio de los uniformes escolares abrió, también en Tulancingo, una tienda de uniformes a donde un día arribó la entonces secretaria general del SNTE Mirna García López para consultar si podían maquilar ahí un modelo específico de bolsa.
Aun cuando nunca había fabricado algún tipo de bolso, Lorena, no dejó escapar la oportunidad y así se hizo de un contrato como proveedora del SNTE.
Aquel pedido fue de 7 mil bolsas con un diseño especial para educadoras; al que siguieron numerosos pedidos de varios artículos durante seis años.
Pero no todo sería miel sobre hojuelas. La noche del 31 de diciembre 2011 comenzó una época difícil para la empresaria, acostumbrada al buen nivel de vida producto de su trabajo.
Ese día, murió Manuel Ángel Villagrán y con ello se fue su contrato en la cafetería del Colegio de Bachilleres del Estado de Hidalgo (Cobaeh) y por supuesto, el de la venta de prendas escolares, pues la nueva directiva no solo cambió la institución, sino que desconoció todo lo firmado por su antecesor.
Luego, Mirna García López terminó su gestión al frente de la sección 15 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y todo empeoró.
Así sus negocios, como ella misma lo cuenta, fueron en picada; un año estuvo sin trabajo y sin ingresos; la época difícil duró alrededor de cuatro años, prácticamente hasta 2015, pero eso no la detuvo.
Ya dentro de AMMJE inició con la producción de una línea de botanas llamada Chapicositos; y paso a paso también ganó una nueva licitación para el rubro de cafeterías, esta vez en la Universidad Politécnica de Pachuca (UPP).
Su entusiasmo la llevó también a poner en marcha una comercializadora de artesanías con estilo; mascadas, artículos de cerámica con decorados de tenangos, platos y una gran variedad de piezas con diseños especiales, son algunas de sus creaciones.
Con base en su experiencia destaca la importancia de la formación empresarial,

“por ejemplo, yo no debí caer, pero puse los huevos en una sola canasta, eso estuvo mal, por ello, en AMMJE asesoramos a las socias para tocar las puertas adecuadas que les brinden herramientas para crecer”.

Cierra la entrevista con una invitación a las mujeres a convertirse en emprendedoras, a innovar, a dejar atrás las envidias, pero sobre todo a romper los viejos paradigmas: “el peor enemigo de una mujer es otra mujer”, “mujeres juntas ni difuntas”. Estas frases, advierte, deben ser parte del pasado.

  • En entrevista para este diario la recién elegida presidenta de AMMJE invitó a las mujeres a convertirse en emprendedoras, a innovar, a dejar atrás las envidias, pero sobre todo a romper los viejos paradigmas: “el peor enemigo de una mujer es otra mujer”, “mujeres juntas ni difuntas”. Estas frases, advierte, deben ser parte del pasado

Comentarios