En el marco de lo que fue un informe de gestión presidencial de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en sus primeros 100 días, destacó su alto nivel de aceptación que, de acuerdo con datos publicados por El Universal, se ubicó en un 79.4 por ciento.

En anteriores mediciones, en agosto de 2018 obtuvo 64.6 por ciento y en noviembre del mismo año decreció hasta un 55.6 por ciento.

Aunque sin tener cifras precisas, se dice que dos expresidentes fueron intensamente avalados por los mexicanos: Lázaro Cárdenas, sobre todo tras la nacionalización de la industria petrolera, y Adolfo López Mateos, por su carisma y fácil oratoria.

En su mejor momento, casi al inicio de su mandato, Enrique Peña Nieto arribó al 50 por ciento, y después cayó lastimosamente en una abierta reprobación a la forma en que condujo al país.

El tabasqueño no varió un ápice en su forma de expresarse y no se rindió, sobre todo al referirse a una de sus acciones más cuestionadas: cancelar la construcción de lo que iba a ser el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, identificado como NAICM.

Reconoció que cubrir los bonos correspondientes a empresarios que auspiciaban la obra tuvo un costo alto, pero se habían ahorrado 100 mil millones de pesos. Mientras, Santa Lucía y Toluca, nuevas sedes, continuarán como proyecto.

Hubo pronunciamientos en su contra de portavoces de partidos de oposición; unos, ciertamente más allá de lo que podría considerarse, si es que la hay, civilidad política.

En un rápido adentramiento a redes sociales, para conocer pros y contras de su mensaje, fue claro el apoyo que se le brindó a través de conceptos que reconocieron su trabajo, abrumadoramente más que los vertidos en contra.

Incluso personajes de la iniciativa privada, si bien no le rindieron pleitesía, sí fueron moderados en algunos cuestionamientos, pero, en lo general, le ratificaron adhesiones.

AMLO aceptó que la economía ha crecido poco, pero sin recesiones.

Un día después, el martes, en lo que ya es su tradicional conferencia mañanera, se le advirtió satisfecho, sin ser polémico o directo contra quienes ha llamado sus adversarios.

Lo que no ha dejado de valorarse es el empeño que impone en sus tareas. Por lo menos, comentan sus allegados, destina 16 horas, aunque a veces más.

Cuando le han advertido que continuar con ese ritmo puede ser un riesgo para su salud, ha respondido que se siente bien, que está sano, quizá sin valorar el riesgo de lo que todavía le resta de mandato.

No se circunscribe a reuniones de trabajo, sino que se traslada a diferentes entidades y municipios del país.

La última, la que le faltaba, fue Puebla, y ya la visitó, se infiere que con una mira política ante la proximidad de elecciones por la gubernatura, tras la sentida desaparición de la mandataria Erika Alonso.

Nunca estuvo de acuerdo con que ella fuera ganadora sobre el aspirante morenista Miguel Barbosa. Hoy, esos son polvos de otros ayeres.

Huelga, aún sin arreglo

Pasan los días y no se avizora arreglo entre el ayuntamiento capitalino y el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Municipio de Pachuca (SUTSMP).

Los personajes en esta confrontación, que no se había registrado desde hace 18 años, cuando el alcalde era José Antonio Tellería, no ceden en sus puntos de vista. En aquella ocasión hubo rápido entendimiento.

La actual alcaldesa Yolanda Tellería ha manifestado que no puede ofrecerse más de 4.37 por ciento de incremento al salario de mil 436 agremiados del SUTSMP; precisa que los recursos del municipio son muy limitados.

A su vez, el dirigente sindical Percy Espinosa Bustamante ha reiterado que para encontrar una solución se les debe incrementar 8 por ciento.

En la repetición de argumentos de las partes se esparció la hipótesis de que había un trasfondo político, con el fin de debilitar la presencia del Partido Acción Nacional (PAN), en el que milita Tellería, para supuestamente fortalecer un embate priista con miras a recuperar la Casa Rule el próximo año, cuando habrá elecciones, y eso explicaba las reiteradas negativas del sindicato para conciliar en las negociaciones.

Espinosa Bustamante negó la conjetura al declarar que el tribunal colegiado del vigésimo noveno circuito, con sede en la Bella Airosa, avaló el paro de labores, mediante un amparo, y la resolución fue de carácter federal y no estatal.

La presidenta municipal ha insistido en que al haber una casi total suspensión de actividades se han dejado de percibir recursos, además de que eso imposibilita prestar apoyos a diversas instituciones pachuqueñas.

En el Congreso estatal, la diputada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Corina Martínez instó a autoridades estatales a intervenir para que la huelga concluya.

Manifestó que se ha afectado a comerciantes y ciudadanos que dependen del turismo, así como a visitantes, principalmente de la Ciudad de México y estados vecinos, lo que podría traducirse en una afectación en los ingresos del ayuntamiento capitalino, lo cual después se reflejará en su presupuesto.

Dijo que se apoya a organizaciones sindicales que luchan de manera legítima, dentro del marco legal, para conseguir sus metas.

Comentarios