Uno de los reclamos más sentidos de los legisladores ayer durante la comparecencia del procurador general del estado Raúl Arroyo fue el relativo a las desapariciones que han sacudido a nuestra entidad. En concreto, los legisladores se enfocaron en un caso que no tiene precedentes para el estado: la desaparición de 12 personas en Huichapan, cuyo paradero es desconocido desde hace más de dos meses. Después de la desaparición de ese grupo de personas, a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) no le quedó de otra y agilizó la creación de la Fiscalía Especializada en Investigación y Persecución de Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares, luego que la entidad era de las más rezagadas en adoptar la ley en la materia, aprobada durante este mismo sexenio. Pero ayer, los legisladores, escépticos, interrogaron a Arroyo incluso respecto a si la procuraduría contaba con los instrumentos necesarios para identificar cadáveres, subestimando o ironizando sobre la pericia de la institución. Y pese a la acometida, el colmillo de Arroyo lo llevó a contestar con serenidad y mirar con autocrítica el desempeño de la procuraduría. Sobre el caso de los 12 desaparecidos, reveló que hay dos líneas de investigación aunque aún no hay luz sobre su paradero. A la PGJEH le urge abonar a su credibilidad y resolver por lo menos el escandaloso caso de los 12 desaparecidos, de lo contrario, Arroyo podría verse en el espejo del exprocurador general de la República Jesús Murillo, quien aún sigue pagando la factura de una investigación poco convincente respecto a los 43 de Ayotzinapa. Ya veremos. De filón. Una de las bombas que el gobierno federal actual heredará a la próxima administración morenista es el ajuste al Fondo General de Participaciones, que ha metido en aprietos a los alcaldes justo a finales de este año, en asuntos tan imperativos como el pago de sus nóminas. Afortunadamente, la secretaria de Finanzas Públicas Jessica Blancas Hidalgo ya tomó cartas en el asunto y está reuniéndose con los alcaldes para ver de qué manera y a quiénes es posible apoyar, antes de que el petardo estalle.

Comentarios