La situación actual por la que está atravesando el mundo, es un evento histórico, es la segunda vez que nos enfrentamos a una pandemia en este siglo que nos ha llevado a quedarnos en casa, recordemos la influenza de 2009; los 40 días que se mencionaron en un principio, se han convertido en meses de encierro y seguimos sin superar esta grave situación que nos deja el Covid-19. ¿Por qué seguir hablando del tema? Es importante escuchar la voz de todos los que estamos involucrados, en esta ocasión hablaremos del sentir personal de algunos alumnos sobre la nueva forma de trabajo virtual en la licenciatura en danza durante el periodo de confinamiento y cuáles serían las mejoras a partir del aprendizaje en casa, para ello se les preguntó a tres alumnos del Instituto de Artes de la máxima casa de estudios de la entidad; Jesús de sexto, Aldair de séptimo, Israel octavo semestre, respectivamente y ellos nos dieron sus puntos de vista.

Los alumnos coinciden que la nueva forma de trabajo virtual en danza no está siendo la adecuada, pues además de los múltiples problemas de conectividad, la falta de recursos tecnológicos y el desconocimiento en el uso de plataformas, se necesitan del acompañamiento presencial de un instructor y del contacto con la gente que la misma danza clásica, folklórica y contemporánea les requiere. Sin embargo, están de acuerdo a que se tienen que adaptar con el avance de la tecnología que la globalización les va requiriendo, las clases virtuales por Zoom, en una alternativa para tener contacto con el docente si no de manera presencial, si de manera visual.

Del sentir personal en estos meses de confinamiento a los alumnos los llevó a un estado reflexivo; el virus demuestra que la comunidad humana es igualmente frágil, darse cuenta que las aulas son importantes y que ahora no las tienen les hace añorar aquello que hace poco tenían y no lo valoraban, ahora no lo tienen y lo extrañan.

Como en todo, siempre habrá mejoras para cualquier tipo de aprendizaje. Uno de los alumnos cita la frase del pedagogo, psicólogo y filósofo John Dewey “La educación no es preparación para la vida, la educación es la vida misma”. Debemos fomentar el sentido de pertenencia, nosotros los seres humanos somos sociables por naturaleza y siempre necesitamos identificarnos con “algo” el liderazgo personal que tenemos es una limitante, ya que desafortunadamente buscamos a alguien que nos haga partícipes de forma palpable en un grupo o estrato, se debe sensibilizar primero al núcleo institucional (maestros), para que ellos bajen esa información a los estudiantes, alumnos deben de fomentar la disciplina, el ser autodidactas y el ponerse horarios de estudio, aprender a discriminar información, buscar un lugar donde poder ejercitarte, en otras palabras aprender a aprender; los padres de familia deberían tener un acercamiento entre maestros y directivos, ya que desafortunadamente muchos no entienden que la danza es una forma de vida, es gratificante y es un trabajo que puede cuantificarse de manera monetaria. Uno de los alumnos termina diciendo “Me siento orgulloso de todos mis maestros (como pudieron) siguieron dando clases en estos meses difíciles.

Comentarios