En las últimas cuatro o cinco décadas, quienes han planeado las ciudades en nuestro país las trazan pensando en cómo hacer que los automóviles avancen más rápido y sin obstáculos. En la Ciudad de México, por ejemplo, varias han sido las obras que han intentado aliviar el cada vez más complejo tráfico citadino. Los ejes viales, el circuito interior, el periférico, el viaducto Miguel Alemán y los segundos pisos son obras cuyo objetivo es dar viabilidad a un cada vez mayor tráfico de automóviles. Estas obras, no obstante, cada vez hacen al peatón más invisible. En nuestro estado las cosas no son muy diferentes. En Pachuca, los distribuidores viales construidos, sobre todo a partir del sexenio del exgobernador Jesús Murillo Karam, han dado otra vista a la capital del estado, pero también han puesto en segundo lugar a los peatones. Hoy Pachuca es una ciudad que ofrece muchas opciones para los automovilistas, pero muy pocas para los que andan a pie. Rutas insuficientes de transporte público, puentes peatonales interminables que inhiben su uso, e incluso falta de banquetas en algunas de las avenidas más importantes, son algunos de los síntomas que demuestran que las políticas urbanas han privilegiado a los coches. Esto tiene efectos en la vida y salud de las personas. Según el perfil nacional de seguridad vial de la Secretaría de Salud federal (Ssa), en México los accidentes de tránsito están entre las 10 principales causas de muerte. En 2015 fallecieron 16 mil 39 personas por esa causa. La Ssa registró que los peatones son los más afectados en los accidentes de tránsito, ya que concentran el mayor porcentaje de fallecidos durante el año del estudio (2015) con un registro de 7 mil 780 atropellamientos fatales (48.5 por ciento); le siguen quienes mueren a bordo de un automóvil en un accidente (ocupantes de vehículo) con 5 mil 339 ocupantes (33.2 por ciento); motociclistas con 2 mil 622 (16.3 por ciento) y ciclistas con 298 fallecidos (1.8 por ciento). Peatones, ciclistas y motociclistas concentran 66.7 por ciento de los fallecidos, convirtiéndose en altamente vulnerables ¿por falta de infraestructura?, ¿cultural vial? Lo que es un hecho son las cifras y que las ciudades, júzguelo usted al observar cualquier metrópoli mexicana, privilegian notoriamente las obras urbanas para facilitarle la vida al automovilista. Es impostergable un cambio de visión de nuestras políticas urbanas o de lo contrario seguiremos vulnerando a los peatones y privilegiando a los vehículos. De filón. Las irregularidades en Petróleos Mexicanos (Pemex) siguen apareciendo como hongos. Ayer se dio a conocer que la Secretaría de la Función Pública (SFP) identificó nuevas irregularidades administrativas por 2.5 millones de pesos en la ejecución de uno de los contratos de obra en la refinería Miguel Hidalgo de Petróleos Mexicanos (Pemex), realizadas por… acertó usted, la constructora brasileña Odebrecht, conocida precisamente por sus escándalos de corrupción.

Comentarios