Los damnificados del primero de julio

172
independiente

Siguiendo con el recuento de daños después de la histórica elección del primero de julio; en Hidalgo como en todo el país hay partidos que están a punto de perder su registro. Por ejemplo, los partidos Encuentro Social, Movimiento Ciudadano o Nueva Alianza, que incluso preparan su lucha en tribunales para impedir su desaparición del mapa político nacional. En Hidalgo, ayer el líder estatal del PRD Héctor Chávez hizo un recuento de los daños y ante su magnitud dijo que el partido deberá reinventarse y buscar nuevas estrategias para levantarse de la derrota. Solo hay que ver la votación que cosechó el PRD junto al PAN, que apenas le alcanzó para salvarse de la extinción. Según Chávez, en el plano local el PRD obtuvo 3.28 por ciento de los votos, mientras que en el ámbito federal logró el 5.4 por ciento. Son números que reflejan la crisis de un partido que apenas se salvó de la extinción, lo cual no debe servir ni de consuelo. El sol azteca, como expresó Chávez ayer frente a periodistas, debe reflexionar profundamente para aspirar a mantenerse como una opción para la ciudadanía que hoy prefiere mayoritariamente a Morena. Otro damnificado del primero de julio es el Partido Nueva Alianza (Panal), cuya base militante magisterial no arrojó los resultados que se esperaban. Ese partido, que sufrió una fuerte fractura durante el sexenio peñista tanto por la reforma educativa como por el proceso judicial que enfrenta su exlideresa Elba Esther Gordillo, hoy está en terapia intensiva y en Hidalgo dejó damnificados como el exdirigente de la sección 15 Sinuhé Ramirez Oviedo quien está a punto de perder su lugar como diputado plurinominal. Son solo un par de ejemplos que reflejan el tornado que barrió a varios partidos en la pasada elección. De filón. Luego del video que difundió el gobernador Omar Fayad en redes sociales, en el que asume una posición conciliadora tras el proceso electoral, el presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Gerardo Sosa Castelán atendió el llamado y dijo que se suma a la reconciliación, puesto que “la contienda electoral ya pasó y hoy es momento de canalizar los esfuerzos a favor de la unidad de México, en beneficio de todos los ciudadanos”. Se trata de un gesto que debe valorarse, debido a que Sosa se convirtió en el personaje más atacado del pasado proceso electoral, a juzgar por lo publicado en casi toda la prensa local, por las mantas, volantes, memes y demás parafernalia de guerra sucia que se dejó ver durante la campaña.

Comentarios