La pandemia del coronavirus (Covid-19) y con ella sus secuelas socioeconómicas, son cada vez más profundas en la medida que se prolonga el aislamiento social, el cual podría disminuir en proporción inversa al descenso de los contagios y de los decesos, los cuales, en el caso de México, continúan todavía una tendencia creciente.

En lo económico, el impacto llega en un momento de alta vulnerabilidad de la economía nacional, profunda desigualdad, 55 millones de pobres y un crecimiento del PIB de 0.1 por ciento, sobre todo la elevada economía informal que supera el 56 por ciento, con alta vulnerabilidad, al igual que los jornaleros agrícolas.

En el informe de la CEPAL Covid-19 se explican los efectos directos al sistema de salud y los indirectos en la oferta y demanda por la suspensión de la actividades económicas internas y, claro, por la crisis de precios internacionales del petróleo; para México después que en 2012 llegó a 108 dólares por barril el sábado pasado cayó a menos 2.37 dpb.

Los impactos están a la vista: desempleo, detenimiento de las actividades productivas, el turismo cayó un 30 por ciento, remesas 20 por ciento y la caída del comercio internacional en menos 2.2 por ciento; la pandemia llegó en el momento en que la economía global se desacelera y enfrenta una crisis de confianza, ¿será el fin del modelo neoliberal a nivel global? ¿Cuáles son las medidas que se están tomando? en el sector financiero los bancos centrales decidieron bajar las tasas de interés e inyectar financiamiento a la banca comercial, sobre todo a la internacional, en México la banca privada ha sido la consentida, sus utilidades pasaron de más de 44 mil millones de pesos en 2008, a 163 mil mdp en 2019, ahora el Banco de México les dará financiamientos por 750 mil mdp, disque para las pymes, ¿usted lo cree? Yo no. Los beneficiarios seguramente serán las grandes corporaciones incluso las trasnacionales.

La 4T planteó blindar la economía con 622 mil 565 millones de pesos, ratificando sus 38 proyectos estratégicos y programas prioritarios, que ya venía aplicando como política social, columna vertebral de su modelo económico, eliminará, además, 10 subsecretarías y racionalizará el gasto administrativo, que incluye la reducción de salarios hasta en un 25 por ciento a los altos funcionarios del gobierno federal.

Cuando AMLO diseñó su modelo económico todavía no estaba la crisis sanitaria, que ya está transformando la vida de todas las naciones, por lo que debería considerarse la actual situación nacional e internacional.

En la economía global, son las trasnacionales las que dominan los mercados y las principales actividades económicas, cada vez más tecnificadas y dueñas de patentes, dado que nunca dejan de realizar investigación y desarrollo tecnológico, sin embargo no son las que van a sacar adelante a las naciones de sus rezagos, porque para ellas los habitantes del planeta antes que seres humanos son clientes, por ello sus inversiones las destinan donde la tasa de ganancia son mayores, así ha sido y así seguirá siendo, hasta que no cambie el modelo económico mundial.

En la economía pospandémica habrá que enfrentar otras calamidades de impacto global, como el cambio climático, que alcanzará a todos los seres humanos, para las trasnacionales y los gobiernos sostenidos por ellas, que como EU, no reconocen los peligros del cambio climático, porque implicaría reconvertir sus actividades productivas, afectando sus ganancias, pero ningún país será capaz de librarse, por sí solo, de esa calamidad de efectos impredecibles. Un desafío no menor, representan las tecnologías como la bioingeniería, la red 5G, la telemedicina, el Internet de las cosas, la realidad fusionada, la robótica, la fabricación 4.0 y sobre todo la inteligencia artificial.

El desarrollo científico-tecnológico ha llegado a la disyuntiva: por un lado está la mente humana, fuente de nuestra historia, del pensamiento crítico-creativo, como de la explicación de la realidad y su transformación; por otro lado está la tecnología, cuyos algoritmos poseen un poder predictivo asombroso, sin embargo, su operación permanece poco claro para la mayoría de los humanos.

La tecnología tiende a extenderse más allá de las fronteras del pensamiento, pero a pesar de su predominio no se le da la importancia que tiene en su trascendencia sobre todo en México.

Comentarios