Las heridas que dejó el estallido de un ducto en la localidad San Primitivo, Tlahuelilpan, hace tres semanas, tardarán incluso varias generaciones en sanar. El delegado en Hidalgo de programas sociales del gobierno federal Abraham Mendoza Zenteno reveló que hay aproximadamente 170 menores de edad que quedaron en la orfandad tras la explosión e incendio de una toma clandestina aquel 18 de enero, un dato que por sí solo nos permite entender la magnitud de la tragedia. Los daños para esos infantes nadie los puede calcular, pues su vida nunca será la misma. No obstante, los gobiernos no pueden dejar sin cobijo a esos niños. Tiene que haber mecanismos que los hagan salir adelante después del trágico suceso. Y, al menos en estos momentos, el gobierno federal está haciendo lo que le corresponde. Según Mendoza Zenteno, el gobierno federal está a punto de concluir con el censo que concentrará a las víctimas de aquel “viernes negro” y que les permitirá llevarles programas sociales. En primera instancia, el exdirigente de Morena en Hidalgo explicó que ya trabajan con los DIF de todos los niveles de gobierno para agilizar el trámite jurídico de custodia de los menores que quedaron en orfandad; también dijo que ya se está entregando un apoyo de 15 mil pesos para gastos que tienen en estos momentos los afectados por la tragedia. A tres semanas de ocurrida la explosión, ya son 130 personas fallecidas, 15 personas aún reciben atención médica en nosocomios de Hidalgo y otros estados. Los daños son incalculables, pues muchas familias nunca volverán a ser las mismas. De filón. Otra raya al tigre de la empresa Corredor Felipe Ángeles, que tiene a su cargo la concesión del sistema Tuzobús. Resulta que suma casi 90 millones de pesos en infracciones, las cuales, de manera hábil, ha podido evadir mediante la presentación de amparos y otros recursos legales. El gobierno estatal, enterado de la situación, advierte que no dejará que la empresa actúe de manera impune. Así que, o mejoran el servicio que ofrecen a los usuarios, o se les acaba su minita de oro.

Comentarios