Llama la atención lo escrito en la parte superior de la portada de un verde nada intenso: “El bestseller que ha vendido 500 mil ejemplares en Alemania, recomendado por The Financial Times”. El libro se titula El éxito de los introvertidos y su autora Sylvia Lohken, doctora en lingüística y comunicación, además de aclamada y reconocida introvertida, conferenciante y coach especializada en ayudar a los introvertidos a generar un mayor impacto en el trabajo. La traducción es de Mercé Diago. Colabora con instituciones de la talla del Banco Regional de Berlín, y ha vencido su miedo a hablar en público hasta el punto de ser nombrada en 2012 “conferenciante del año” en su país, Alemania. Participante en cursos de formación, cuenta que a menudo escuchaba instancias de cómo exponer ante el público. Instaban así en mis gestos: “¡Más expansiva, por favor!”, mi discurso: “¡Más agresivo, por favor!”, mi forma de comunicar: “¡Más vigorosa, por favor!”. “Todo aquello me incomodaba. Hasta entonces, al dar una charla nunca había sentido la necesidad de hacer gestos grandilocuentes, ni de usar la negociación agresiva o la asertividad.

“Y hasta entonces, mi enfoque no había tenido ningún efecto negativo. Al contrario: a los clientes ‘reservados’ y participantes en el seminario (los de gestos calmados y mesurados que adoptaban una actitud cooperante, que no alardeaban tanto de sus emociones) les encantaba lo que les ofrecía”. Y acepta que no existen los cursos de comunicación específicos para satisfacer las necesidades y fortalezas de las personas reservadas.

Sugiere: “Si te consideras reservado, el propósito de este libro es ayudarte a manejarte en un mundo que a menudo es demasiado ruidoso. Si más bien eres extrovertido, comprenderás mejor a las personas reservadas con las que te relacionas y llegarás a valorar sus fortalezas, ya se trate de tu pareja, parientes o amigos, colegas o jefes, compañeros de trabajo o de seminario”. Y hay una aseveración que llama la atención: ¡Las personas reservadas mueven al mundo! Inserta una galería de introvertidos ilustres, entre ellos: Woody Allen: director de cine, escritor y músico, EU; Ingrid Bergman: actriz, Suecia. Fréderic Chopin: compositor y pianista, Polonia; Marie Curie: química y física, dos veces ganadora del Premio Nobel –1903 y 1911–, Polonia; Clint Eastwood: actor, director de cine; EU; Albert Einstein: físico, ganador del Premio Nobel –1922–, Alemania; Bill Gates: fundador de Microsoft, EU; Michael Jackson: músico, EU; Barack Obama: presidente de EU.

La escritora precisa: “La literatura académica tiende a escribir extraversión, en vez de extroversión; opté por lo último”. También plantea que las personas pueden tener una personalidad introvertida o extrovertida; la frontera entre una y otra es bastante difusa. El factor de personalidad dice, se conforma con la tendencia a ser intro o extrovertidos, nacemos con esa tendencia. Y todo mundo nace también con cierta flexibilidad, un tipo de zona de confort, del que no es aconsejable quedar fuera. Señala que el cerebro de los introvertidos es más fácil de sobreestimular, responde con mayor sensibilidad a los estímulos del mundo que los rodea. Más adelante publica 35 frases breves y que al contestarlos se puede definir personalidad de uno.

Por ejemplo, de introvertidos: Considero que la gente suele pensar que soy demasiado tranquilo/a, aburrido/a, distante o tímido/a. Y otra: Evito hablar ante un público numeroso en la medida de lo posible. Suma una tabla de valoración de extrovertidos e introvertidos, para una valoración más objetiva. Ciertamente, se encuentra el grupo al que uno pertenece. La doctora de menos a más va revelando formas de conducta para introvertidos en una gran ayuda para salir adelante, sin perder el uso de un lenguaje práctico y entendible.

De Penguin Random House Grupo Editorial, SA de CV, la primera edición en México es de julio 2018.

Comentarios