El libro de la semana

 

Consejero editorial

Otilio  Acevedo Sandoval y Antelmo Vargas Blancas derivaron de sus trabajos de investigación en el área académica de ciencias de la tierra de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) el libro Los minerales no metálicos del estado de Hidalgo, que fue publicado bajo el sello de la UAEH en la colección Raíces Hidalguenses, en el 2000, y que sigue siendo de interés para quienes desean obtener información sobre los minerales no metálicos, sus características, usos y yacimientos en la entidad.
Los autores abordan el tema sobre minerales no metálicos describiendo cómo éstos han sido clasificados de acuerdo con la composición, la estructura, el color, la dureza y el peso específico, y los clasifican en los siguientes grupos:
1) Minerales energéticos: petróleo, gas natural y minerales radioactivos (uranio, por ejemplo).
2) Minerales ferrosos: hierro (básico en la industria del acero), manganeso, níquel y otros.
3) Minerales no ferrosos: aluminio, cobre, oro, plata y plomo.
4) Minerales no metálicos: los diferentes compuestos del calcio, tales como caliza, mármol y yeso; del silicio, entre ellos arena sílice, arena pómez y arcilla, y otros materiales tales como la piedra de construcción.
El texto describe que los minerales no ferrosos constituyen el más grande grupo dentro del complejo mineral y se utilizan para diferentes aplicaciones de la vida diaria, desde la fabricación de monedas de oro y plata hasta la de vehículos y refacciones de los mismos, entre otros usos. Estos minerales no ferrosos van desde la arena, grava y piedra para la construcción, que se venden por millones de toneladas al año, hasta piedras preciosas, que se comercializan en gramos o en quilates.
El contenido del libro cita también otros usos, entre los que destacan las industrias cerámica para la fábrica de porcelanas, lozas y esmaltado de artículos del hogar, la de papel, como relleno satinado, la de los aceites, por sus propiedades absorbentes, y en la agricultura para la mejora de los suelos, en la industria del vino como clarificantes, en electrónica en confección de aisladores; además se emplean en las industrias farmacéuticas y de la fabricación de ciertas grasas y lubricantes.
El contenido del libro Los minerales no metálicos del estado de Hidalgo resume sobre ese tipo de materiales disponibles en Hidalgo, sus características, usos principales y alternos y los lugares donde han sido ubicados. En esa forma los autores pretenden promover el conocimiento que permita ampliar los usos y las aplicaciones para el desarrollo económico y tecnológico.
Esta información es compartida al alumnado que cursa en la UAEH las carreras profesionales de ingeniería en ciencias de los materiales, geología ambiental, ingeniería minero-metalúrgica, química, ingeniería civil, arquitectura e ingeniería industrial. Igualmente se hace extensiva a docentes de esas licenciaturas que cultivan líneas de investigación y aplicación del conocimiento en aquellas áreas del conocimiento.
Los minerales no metálicos en Hidalgo se ubican en 45 de los 84 municipios de la entidad. Se describen las localidades, el origen y los minerales que fueron estudiados por los investigadores de la UAEH. Esa información permite a la o el lector conocer el entorno de los minerales no metálicos; así encontrará, por ejemplo, que en Acatlán, en el ejido Hueyotlipan, existe el mineral diatomita, de origen sedentario marino, por la acumulación de esqueletos marinos; las tobas, que provienen de emisión volcánica, se localizan en la localidad Tezoquipa-Texas, de Atitalaquia; en Cuautepec hay obsidiana en la localidad Tepeyac, también de emisión volcánica. Se pueden localizar otros elementos tales como, en Huichapan, minerales no ferrosos como arcillas, arena pumicita y caliza, en las localidades Ninthí; Mamithí, Dothí, Comodejé, Dandhó y Zequetejé; el mineral fosforita, de origen sedimentario arrecifal (biostroma), en San Francisco, Pacula; de origen hidrotermal, en la localidad La Cruz de Tenango, en Tenango de Doria, existe caolín.
El libro Los minerales no metálicos del estado de Hidalgo describe composiciones, geología, características, tipo de explotación, usos, especificaciones y, como se ha citado anteriormente, las localidades de ubicación. Con su lectura podremos saber más sobre minerales no ferrosos como arcillas bentónicas, arcillas caoliníticas, arcillas refractarias, arena pumicita y piedra pómez, barita, carbón (lignito), diatomita, dolomita feldespatos, tezontle, wollastonita, bórax y boratos.
A decir del autor Otilio  Acevedo Sandoval,

el estado de Hidalgo cuenta con una gran diversidad de estos minerales no metálicos y el área académica de ciencias de la tierra y materiales, perteneciente al Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería de la UAEH, desarrolla investigación aplicada y básica para el mayor aprovechamiento de estos minerales

Comentarios