Inicio Opinión Editorial Los privilegios fiscales del grupo Pachuca

Los privilegios fiscales del grupo Pachuca

547

De los tres niveles de gobierno, los municipios son los que más sufren a la hora de recaudar impuestos. Sus ingresos, como los de los estados, provienen principalmente de la federación. En promedio, solo 7 por ciento de los ingresos de estados y municipios proviene de ingresos propios. El resto son aportaciones federales, participaciones y endeudamientos y otras fuentes. Teniendo en cuenta ese antecedente no resulta extraño ver que los gobiernos municipales sufren por su falta de ingresos, porque dependen del dinero que puedan asignarles el gobierno federal y estatal en turno. Hoy en Veracruz, por ejemplo, decenas de ayuntamientos tuvieron que cerrar sus puertas, ya que el actual gobierno estatal omitió darles los recursos que por ley les corresponden. Y frente a tal nivel de vulnerabilidad, los alcaldes tuvieron que salir a las calles y dejar de prestar sus servicios, pues carecen de dinero para sostener su operación. En Hidalgo los municipios tampoco destacan por su solvencia. Por eso es absurdo, por decir lo menos, que el ayuntamiento de Pachuca cambie el cobro de predial a una de las empresas más prósperas del municipio por un convenio de dudosos beneficios. La donación de balones, boletos para partidos o entradas para ver los partidos de los Tuzos en el estadio Hidalgo no alcanzan, por ejemplo, para tener las calles por lo menos transitables. ¿En qué benefician al municipio las donaciones que el grupo Pachuca otorgó al ayuntamiento el año pasado y que suman aproximadamente un millón 689 mil pesos? La alcaldesa Yolanda Tellería y el cabildo deben revisar el convenio que firmó la administración de Eleazar García Sánchez, que por cierto, ni siquiera fue avalado por la entonces asamblea municipal. El nuevo gobierno debe velar por el interés común y no por un ya próspero corporativo. De filón. Siguen las recomendaciones por la falta de protocolos médicos en el hospital general de Pachuca que cuestan vidas humanas. ¿Hará algo el secretario de Salud Marco Escamilla Acosta? ¿O dejará que más vidas paguen la falta de capacitación o de profesionalismo de su personal hospitalario?

Comentarios