Como bien sabemos, la migración, es un medio que le ha permitido al migrante y a su familia obtener una mejor calidad de vida en el plano económico; sin embargo, este proceso ha traído consigo una serie de retos que han tenido que enfrentar los hombres y las mujeres que decidieron viajar a Estados Unidos, así como los demás integrantes de la familia que se han quedado en México.
Uno de los principales retos que han tenido que desafiar es la separación familiar que puede durar largos periodos de tiempo y que solo es posible resolver a través de diversos medios de comunicación. No obstante, la necesidad de transformar esta realidad migratoria, ha llevado a gobiernos estales, municipales y clubes de migrantes, a crear programas que tienen como finalidad la reunificación entre migrantes y sus familiares a quienes no han visto físicamente durante décadas.
Esos programas tienen tres características principales: un migrante en el área de destino, un familiar en México de más de 60 años y una organización que pueda respaldar el encuentro familiar. Es importante aclarar que la organización debe tener licencias en los estados a los que los familiares viajarán: Illinois, Chicago, New York, California y Texas, Las Vegas y Minnesota.
De los 32 estados de la República, solo nueve de ellos tienen ese tipo de programas, destacan Zacatecas (Corazón de Plata), Jalisco (Jalisco sin Fronteras), Morelos (Corazón de Plata. Uniendo Familias Morelenses), Puebla (Raíces de Puebla), Oaxaca (Unir Familias), Michoacán (Palomas Mensajeras), Guanajuato (Mineros de Plata), Guerrero (Acercando Corazones) y Yucatán (Cabecitas Blancas), estados con alta intensidad migratoria.
Los requisitos generales para que puedan viajar los padres y madres de familia es que sean personas mayores de 60 años, tener hijos o hijas indocumentadas en Estados Unidos, que los hijos formen parte de una organización y que participen activamente en ella, tener más de 20 años de no ver a sus hijos, no tener antecedentes de deportación, tener pasaporte vigente, credencial de elector, estado de salud aceptable, cubrir en caso de ser necesario los trámites de documentación en el consulado, entregar su permiso en los estados en los que los familiares harán su estancia.
Es necesario mencionar que aunque existen otros estados con alta intensidad migratoria no tienen este tipo de programas como Nayarit, Durango, Hidalgo, Aguascalientes y Colima, lo que impide que se mantengan vínculos con los familiares más cercanos, como es el caso de los padres de familia.
Como ya lo mencionamos, en Hidalgo no se cuenta con ese tipo de programas específicos, pero sí existe un programa de atención al migrante que ofrece asesorías y trámites jurídicos en caso de deportación, orientación en el traslado de enfermos de Estados Unidos hacia Hidalgo, fallecimientos, tramitación de visas humanitarias, asesoría de guarda y custodia, reunificación de menores de edad y obtención de actas de nacimiento.

[email protected]

No votes yet.
Please wait...

Comentarios