‘Los puestos no tienen género’

488
reforma

Miguel de la Vega / Agencia Reforma

Ciudad de México.- A los 21 años empezó como vendedora en una agencia de Chevrolet; a los 30, estuvo a punto de cambiar los autos por una silla de ruedas y logró sobreponerse; hoy, Mayra González lleva el volante de Nissan Mexicana, empresa que, por sí sola, representa el 1 por ciento del PIB nacional.

Cuando hace un año te nombraron presidenta de Nissan Mexicana, parecía que la noticia era que eres mujer.

Sí.

¿Crees que estás aquí por ser mujer?

¡Por supuesto que no! Que yo sea mujer es una coincidencia, estoy aquí por muchas otras cosas, pero no por ser mujer.

Dime alguna de esas cosas.

Porque tengo talento en lo que hago y porque he entregado resultados durante mucho tiempo de manera consistente, buenos resultados para la corporación.

¿No te parece un poco que eso quede de lado?

Es un tema incluso cultural, porque no lo vemos muy a menudo. El día que deje de ser noticia que una mujer tome el puesto habremos evolucionado; pero no las encuentras muy seguido y menos en esta industria que es dominada por hombres.

En una industria es dominada por hombres, ¿cómo rompes el paradigma?

Con talento, con buenos resultados, con mucho tiempo, y creyendo, en lo personal, que podía llegar aquí.

¿Cuál fue tu secreto para revertir la crisis de la empresa?

Se hicieron muchas cosas cuando llega José Muñoz, que era el presidente y director general, hicimos muchas cosas que fueron, se puede decir, hasta valientes.

reforma reforma

¿Cómo cuáles?

Reinventar toda la compañía, cambiar la forma en que hacíamos el negocio, la forma de cómo veíamos el mercado, y uno de los pilares era hacer un plan para fortalecer la red de distribución, que es cuando me dan la oportunidad de ser miembro del comité de dirección.

¿Cuál es el éxito de la red que diseñaste?

Tener una metodología y aplicarla. Estábamos moviendo muchas cosas en una empresa con más de 50 años, pero era porque las ciudades cambiaron, los flujos de los compradores se movieron, necesitábamos a los mejores distribuidores en las mejores ubicaciones.

Pero a una empresa tan grande, con tantos años, ¿cómo la haces ágil?

Nissan se caracteriza por moverse muy rápido, y más en crisis. Incluso tras el tsunami en Japón, fue de las primeras empresas que pudo salir avante. Ves una empresa tan grande y robusta, y piensas: “¡Híjole! Para mover el elefante.”. Pero el elefante está bien entrenado y sabe correr. Cuando tenemos que cambiar, somos muy rápidos en aplicar y hacer cambios.

¿Son suficientemente rápidos?

A veces no tan rápidos como quisiéramos, pero al final somos una empresa; en México, con más de 17 mil colaboradores, tenemos procesos y reportamos a una región, pero creo que sí somos ágiles.

¿Cómo reconocer el momento de no seguir haciendo lo mismo?

El mercado te va dando la pauta y hay que reinventarse. Inclusive en lo personal te reinventas, porque no puedes ser siempre la misma persona.

Es más fácil decirlo que hacerlo.

Tienes que tener la visión y en 2009 la tuvimos, cuando se empezó a hacer todo este cambio. Hoy estamos a punto de otro gran cambio: transformar la movilidad en México.

¿De qué se trata?

Estamos moviendo la marca hacia una nueva era que se llama Intelligent Mobility, movilidad inteligente, muy diferente a lo que veníamos haciendo. El mundo enfrenta grandes retos en cuanto a la contaminación, el ruido, el tráfico, los accidentes. La idea es, a través de la movilidad, darles solución a esos problemas.

¿Cómo hiciste para que te respetaran y te reconocieran?

Lo bonito de este negocio es que no dejas espacio a la subjetividad, porque en ventas eres tan bueno o tan malo como tu número.

Probablemente en México no hay una sola mujer que no haya padecido acoso, ya sea laboral o sexual, ¿cómo te sobrepones a eso?

Tienes que ser muy firme y muy clara en quién eres, en cómo te manejas. Y en esta industria hacer que te respeten, no sólo por los resultados, sino por la persona que eres. Me di cuenta de que yo era la única mujer después de mucho tiempo, porque yo competía como uno más, peleaba como uno más y discutía como uno más. A la fecha, yo no espero que me cedan un lugar o que me abran la puerta. Los puestos no tienen género, tienen responsabilidades.

¿Te consideras un modelo a seguir?

No sé si un modelo a seguir, pero si mi historia pudiera inspirar a cualquier persona, parte de mi misión estaría cumplida.

¿Qué le dirías a esa Mayra de 21 años que empezó a trabajar en Chevrolet?

Le diría que todo lo que piensa se va a hacer realidad, que siga luchando por todos esos sueños que tiene porque se pueden hacer realidad. Le diría: “tenías razón, sí podías llegar hasta donde tú pensabas”.

¿Cuál fue el momento más difícil?

Fueron muchos, porque el que yo esté aquí no significa que no tuve miedo, o que no tuve dudas, o que no me frustré muchas veces. Incluso en algún momento dije “a lo mejor no soy lo suficientemente buena”. Es parte del autosabotaje en el que todos caemos en algún momento. Yo me he encontrado todo eso en mi camino y también encontré discriminación, también encontré gente mala con malas intenciones.

¿El techo de cristal existe?

¡Claro que existe!, pero es de cristal y se puede romper.

¿Qué se siente romperlo?

Se siente muy bien porque no lo rompo yo sola, lo rompo por muchas personas, por muchos mexicanos, por muchas mujeres y, la verdad, es una gran responsabilidad.

¿De qué se pierden las empresas que no les dan oportunidades a las mujeres?

De la oportunidad de crecer, de ser más rentables, de tener diferentes formas de resolver problemas, diferentes perspectivas. Está comprobado que cuando tienes mujeres o equipos diversos, tu rentabilidad mejora.

¿Qué es el liderazgo?

Liderazgo es ser capaz de dejar tal huella que no sólo te recuerden, sino que seas capaz de transformar la vida de las personas.

¿Cómo defines tu estilo gerencial?

Me gusta mucho crear equipos eficientes de trabajo, pero sí soy una persona sumamente demandante, me gusta mucho ganar, me gusta mucho la perfección, que todo esté controlado en el sentido de que tengamos un plan que se ejecute impecablemente. Soy muy exigente en cuanto a los resultados.

¿Eres una jefa de miedo?

Entre miedo y respeto siempre es una buena combinación, jajaja.

¿Cuántos autos has vendido en tu vida?

Híjole… en el último año vendí 407 mil. Le digo al equipo que tuvimos 407 mil oportunidades de hacerlo bien y más de un millón 600 mil de hacerlo muy bien, porque fueron las órdenes de reparación que tuvimos el año pasado. Imagínate atender a un millón 600 mil clientes y que todos te califiquen que están satisfechos y contentos. Sin calidad no eres nada; sin un buen servicio, la gente no va a regresar.

reforma

¿Se ha vuelto más quisquilloso el cliente?

Mucho más, y no quisquilloso, es más exigente porque la información está a la mano.

Sufriste un fuerte accidente y estuviste a punto de quedar paralítica, ¿eso cómo te cambia la vida?

Fue un momento muy duro en mi vida, pero creo que tenía que pasar para que yo estuviera aquí.

¿Por qué tenía que pasar?

Porque a lo mejor tenía que valorar, entender y reconfigurar muchas cosas en mi vida. Me dio la oportunidad incluso de apreciar las pequeñas cosas, porque tu perspectiva cambia, definitivamente.

¿Qué cargo tenías?

Era gerente de ventas y me acababan de promover como directora de desarrollo de red cuando esto pasó. Fue un proceso muy duro, muy doloroso emocional y físicamente. Varias operaciones, la rehabilitación. cuando pude volver a caminar, dije: “Si esto no me paró, no hay nada en la vida que me pueda parar”. Ahí entendí que no hay límites, que los límites están en la cabeza.

¿Qué auto eres?

Soy como el GT-R, soy Godzilla: bonito pero poderoso.

 

Cinco datos

  1. Tiene 40 años. Es egresada de Unitec. Tiene estudios de posgrado en la Universidad Anáhuac y la International School of Canada.
  2. Fue la primera mujer en dirigir el comité operativo de Nissan en México.
  3. Antes de asumir la presidencia de la automotriz, desarrolló un proyecto que, sólo en su primer año, significó la venta de 26 mil vehículos.
  4. En junio, Nissan celebrará ocho años como líder de ventas en México.
  5. El GT-R, mejor conocido como Godzilla, es el muscle car de Nissan: llega de cero a 100 km/h en 3.1 segundos, tiene 565 caballos de fuerza y cuesta 2.6 millones de pesos.
No votes yet.
Please wait...

Comentarios