En acuerdo histórico, el Congreso de Hidalgo aprobó por mayoría de votos la Ley de Amnistía enviada por el gobernador en abril, que abriría la puerta a por lo menos 230 personas mayoritariamente indígenas. Con este dictamen la entidad se convierte en la primera entidad federativa en armonizar su legislación con el ordenamiento avalado por el Senado de la República hacia el primer cuatrimestre de 2020. La ley aprobada contempla dejar en libertad a las personas que pertenezcan a pueblos o comunidades indígenas que no hayan tenido un proceso adecuado por no contar con intérpretes o defensores en su lengua materna. Además, a quienes están condenados por aborto, por delitos contra la salud, por robo simple y sin violencia, que no sean reincidentes y a quienes cometieron el delito de sedición (alzamiento colectivo contra la autoridad, sin llegar a la gravedad de la rebelión). Toda ley bien aplicada tiene efectos positivos para los sectores a los que está dirigida. En este caso, el dictamen está orientado a otorgar justicia social a los más desprotegidos, sin dejar de reconocer que algunos vivales pretenderán engancharse al máximo beneficio. Sin embargo, a falta de un reglamento el cual ya se estará trabajando en las próximas horas, pues el espíritu de esta ley responde a descongestionar las cárceles por la pandemia, quedan retos por delante. Por ejemplo, la Ley de Amnistía contempla dejar en libertad a quienes hayan cometido delitos contra la salud, pero ¿el estado tiene programas estructurados contra las adicciones? ¿Prevén ampliar el número de intérpretes indígenas en los Ministerios Públicos? ¿Qué garantías habrá para activistas y defensores de derechos humanos, que en pleno ejercicio de su labor no sean acusados de sedición? ¿Está preparado el gobierno con programas eficientes de salud sexual y reproductiva? La ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial del Estado y el gobernador deberá expedir el reglamento, además de crear una comisión para facilitar y vigilar su aplicación. ¿Quiénes integrarán este grupo de trabajo, cuál será su función específica, no se convertirá acaso en un mecanismo de espionaje y persecución política? Estas y otras dudas deberán quedar resueltas antes de que el coronavirus termine de atestar las cárceles hidalguenses. De filón. La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo es punta de lanza en cobertura académica. Va desde este espacio una amistosa felicitación a la comunidad de la preparatoria dependiente de Tlaxcoapan, que a tres años ha hecho la diferencia educativa en la región.

Lo que debes saber de la Ley de Amnistía lo encontrarás en el siguiente video

Comentarios