De colores, olores y sabores están llenos los mercados de la Bella Airosa que pueden descubrirse en los recorridos gastronómicos organizados por la presidencia municipal

Pachuca.- De colores, olores y sabores están llenos los mercados de la Bella Airosa; desde el Primero de Mayo hasta el Guzmán Mayer, una rica variedad de antojitos y comida típica hidalguense es lo que pueden encontrarse de la mano de los recorridos gastronómicos organizados por la presidencia municipal.

La visita guiada por los expertos del área de Turismo comienza en el Reloj monumental, ícono histórico de esta ciudad; de ahí se parte rumbo al Primero de Mayo, construido hace más de 90 años, sitio que alberga todo tipo de platillos regionales, una barbacoa o un rico caldo de pancita, y que ha logrado sobrevivir a tres incendios.

Casi a la entrada está doña Olga, quien desde hace más de 20 años prepara sus famosos sopes y quesadillas para decenas de comensales que frecuentan su negocio; en su local uno debe decidirse entre el sabor de unos champiñones acitronados con epazote, el mole verde y otros guisados, o un taco de cochinita pibil aderezado con finas rajas de cebolla morada.

El recorrido continúa por el mercado de Barreteros, edificado también a principios del siglo pasado y nombrado así en honor a los mineros que con barretas se abrían paso entre las rocas. Gozando de un lugar privilegiativo en la calle Guerrero, ese lugar alberga comercios como La Gran Titania, negocio familiar que por tres generaciones ha dotado a los pachuqueños de sus tacos de carnitas; el secreto, cuenta el actual dueño del establecimiento, es la salsa verde que, sin exagerar, deleita al más exigente paladar.

A la vuelta, apenas pasando el dintel del acceso principal, encontramos a don Carlos, quien con casi 90 años aún recuerda cuando llegó de niño al recién inaugurado mercado de la mano de sus padres. Por su negocio de frutas, actualmente jugos y licuados, han pasado todo tipo de personajes, desde presidentes hasta el ídolo Pedro Infante, quien dice, fue a comprarle un aguacate.

Saliendo de ahí, apenas unas calles hacia arriba, se encuentra el Guzmán Mayer, construido en la década de 1980; sus pasillos guardan sabores de tierras pachuqueñas con sazón del Mezquital, porque doña Maura, originaria de Santiago de Anaya, desde temprano prepara gran variedad de platillos, entre ellos las típicas chalupas de la región, que dejan a más de uno chupándose los dedos.

El paseo lleva también a la marisquería Seis Hermanos, otro negocio familiar que por dos generaciones ha atraído a cientos de clientes gracias a su peculiar sabor y pescado fresco; la actual propietaria ofrece un filete de pescado acompañado con ensalada, una tostada de ceviche y empanada de camarón, la muestra es solo una pequeña parte de la variedad de delicias que ahí se preparan.

Al concluir el recorrido, más de uno termina con el estómago lleno y la sonrisa en el rostro, pues la gastronomía de Pachuca es algo que pocos conocen, por eso Elizabeth Ortiz Ángeles y sus compañeros de la Secretaría de Desarrollo Económico de la presidencia municipal seguirán invitando a turistas y pachuqueños a vivir Los Sabores de la Capital, una actividad gratuita que nadie debería perderse. Para mayores informes, puede marcar al número 718 8302.

Comentarios