El deporte a nivel profesional acumula millones de dólares en pérdidas económicas. Nadie esperaba una pandemia como la del coronavirus (Covid-19).

Las mejores Ligas del mundo y los protagonistas están a la espera de una “vacuna” para reactivar sus actividades y la economía (el deporte mueve cualquier cantidad de dinero). Los reflectores están sobre los Messi, los CR7, los Jiménez, los Chicharito, etcétera.

¿Alguien se puso a pensar las pérdidas que se generan a nivel amateur? En Hidalgo y todo el país, es común la chamba de la talacha o el mercenario, un deportista con condiciones que puede ir y representar a un club a cambio de una cantidad desde los 100 hasta miles de pesos, depende de la “categoría” del atleta.

Es conocido que elementos como Christian Chaco Giménez o Andrés Chitiva, entre otras “leyendas” de los Tuzos del Pachuca, han hecho talacha, muchos se presentan como exjugadores de primera división para un mejor cartel y paga. Es más, a otros niveles, Ronaldinho y jugadores de ese calibre se embolsan buena cantidad de dólares por jugar un rato una cascarita en diversas ciudades del mundo.

En una Liga amateur, los presidentes pueden tener ingresos cómodos para vivir, también los encargados del arbitraje y los jugadores más cotizados. Un árbitro de futbol llega a “pitar” hasta tres juegos un domingo, más lo de la semana, rasguña un salario a lo que marca Coneval (11 mil 290 pesos) para llevar la canasta básica a sus hogares.

Un futbolista sin llegar a ser profesional podía ganar hasta 2 mil en promedio un domingo por dos o tres juegos. Entre semana puede sumar otro tanto por juegos de Fut7, Fut rápido o Soccer nocturno para alcanzar un ingreso de mil pesos, para unos 12 mil mensuales.

Hace días, un basquetbolista me comentó que la Semana Santa era una temporada alta, donde la meta era ganar tres torneos con bolsas de 100 mil pesos, para tener al menos unos 40 o 50 mil pesos de ganancia por elemento en una semana. El resto del año busca los torneos de feria para sacar unos 5 mil pesos por jugador y tener su forma de vida, a ellos les dicen “mercenarios”, hoy hipotéticamente serían apenas unos centavos. Los futbolistas profesionales sin grandes salarios han dicho que sufren por la pandemia, ahora imaginen los jugadores amateur que tenían su modus de vida en la talacha.

Todo se suspendió y la paciencia se agota.

Agradezco este espacio a Libre por convicción Independiente de Hidalgo. De tener oportunidad, #QuédateEnCasa.

El extra Un reconocimiento a los trabajadores del sector salud por estar en la línea de batalla a pesar de las carencias. Volveremos a abrazarnos.

Gerardo Campa @campaxini

Comentarios