Los tres Reyes Magos

565
Arturo Moreno Baños

Como una cuestión cultural en México es muy conocida la historia, sobre todo por los niños, de la existencia de tres Reyes Magos que al igual como lo hicieron con Jesús de Nazaret, llegarán a sus casas entre la noche del 5 al 6 de enero y dejarán algún obsequio para ellos.

¿Pero quiénes fueron estos extraños personajes?

El único indicio de la existencia de los Reyes Magos aparece en el Evangelio de Mateo, capitulo dos, versículos del uno al 12: “Unos magos que venían de Oriente llegaron a Jerusalén preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos recién nacido? Porque hemos visto su estrella en el oriente y venimos a adorarlo”. Por extraño que parezca, ninguno de los otros tres evangelistas los nombra, sobre todo llama la atención que Lucas no lo haga ya que según se dice, escribió su evangelio y Los hechos de los apóstoles que la Virgen María le platicó directamente. Pero la historia muestra que más que reyes y magos eran personas que venían de tres continentes diferentes, Europa, Asia y África, ellos eran hombres sabios con conocimientos en astronomía provenientes del oriente, probablemente de Persia, lo que hoy sería Irán.

Existen relatos que hablan de la posibilidad de que hayan sido no tres, sino cuatro, y posiblemente hasta 12 reyes que visitaron a Jesús, sin embargo, la historia más conocida es que hayan sido solo tres por el número de regalos que presentaron a los padres de Jesús en el pesebre. Incienso por ser dios, oro por ser rey y mirra por ser hombre, tres diferentes elementos cuyo valor comercial en aquellos días era muy alto.

La palabra mago procede del persa mogu, que significa “el que observa y estudia los astros”. Dichas palabras parecen provenir a su vez de la palabra magu, nombre otorgado a los sacerdotes persas en la religión zoroástrica.

Se podría decir que eran una especie de astrónomos con una fuerte influencia para tratar de interpretar algunos símbolos en el cielo. Los judíos que sufrieron el destierro en Babilonia, conocieron la categoría de magos de dichos sacerdotes persas, lo cual podría dar lugar a que san Mateo los denominara de dicha forma.

La leyenda dorada de los Reyes Magos nació en el siglo IV de nuestra era. Se encuentra en el Opus imperfectum in Mattheum redactado en latín por un escriba iraní cristiano.

Para la inocencia e ilusión de los niños, los Reyes Magos se vienen acercando y se les puede ver simbolizados en el cinturón de Orión sobre las estrellas Alnilam, Alnitak y Mintaka.

Lo cierto es que ya sea para chicos y grandes, la ilusión de los Reyes Magos desata una gran fe y esperanza, así como una remembranza de lo bueno que puede ser la inocencia y la creencia en la bondad, paz y amor.

Este nuevo 2020 espero que esté colmado de bendiciones para todos y que justamente los tres Reyes Magos nos obsequien bonanza, paz, amor, fe, esperanza, etcetera… gracias a ustedes mis estimados lectores, esta columna ha permanecido en esta casa editorial de tal forma que sin sus críticas constructivas, sugerencias y observaciones “El tlacuilo” no existiría, espero compartir con ustedes muchos años por venir, deseándoles lo mejor hoy, mañana y siempre construyendo y sumando, más no restando ¿Tú lo crees?… Yo también.

Comentarios

Artículo anteriorPoder Judicial ejercerá 535.5 mdp
Artículo siguienteEl poder de la palabra femenina
Avatar
Edad: Sin - cuenta. Estatura: Uno sesenta y pico. Sexo: A veces, intenso pero seguro. Profesión: Historiador, divulgador, escritor e investigador que se encontró con la historia o la historia se encontró con él. Egresado de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, estudió historia eslava en la Universidad de San Petersburgo, Rusia. Autor del cuento "Juárez sin bronce" ganador a nivel nacional en el bicentenario del natalicio del prócer. A pesar de no ser políglota como Carlos V sabe ruso, francés, inglés y español.