La muerte une enemigos y el Monumento a la Revolución se encargó de reunir a algunos. Cinco hombres que, si bien lucharon por los ideales de la Revolución en sus distintas etapas, fueron rivales entre ellos. Francisco I Madero (enterrado ahí en 1960), Plutarco Elías Calles (en 1969), Lázaro Cárdenas (en 1970), Pancho Villa (en 1976) y Venustiano Carranza (en 1942).
Los restos de Carranza fueron los primeros en habitar ese improvisado mausoleo, el 5 de febrero de 1942, en la conmemoración de los 25 años de la promulgación de la Constitución de 1917. Fue exhumado del panteón Dolores, donde yacía su cadáver desde que fue asesinado en 1920. Carranza se levantó en armas luego que Madero fuera asesinado por órdenes de Huerta; con el Plan de Guadalupe desconoció al “chacal”, y fue otro plan, años después, el de Agua Prieta, con el que lo desconocieron como presidente y el que lo llevó a la tumba.
Sus dolores de cabeza se llamaban Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, quienes se sublevaron en su contra al acercarse las elecciones presidenciales. El presidente Carranza apoyaba la candidatura de un civil, el ingeniero Ignacio Bonillas, y esto significaba oposición a un candidato militar, pero sobre todo, al gran triunfador de la Revolución: Obregón.
La rebelión de Agua Prieta orilló a Carranza a dejar la Ciudad de México para intentar llegar a Veracruz y establecer su gobierno en el puerto, como lo había hecho en 1914. El 6 de mayo partió el convoy presidencial; su gabinete y sus familiares, muebles, archivos e incluso el tesoro nacional abarrotaban los vagones que partieron de la estación Colonia. Toda la comitiva sufrió altercados por parte de los enemigos de Carranza y, para el 14 de mayo, no le quedó más opción que preparar una pequeña escolta y seguir su camino a caballo.
Se encontró con el general Rodolfo Herrero, cerca del río Necaxa, quien le ofreció su protección y Carranza a cambio le entregó su confianza. El 20 de mayo llegaron a Tlaxcalantongo y Herrero eligió una choza para el señor presidente diciéndole: “Este será, por ahora, su Palacio Nacional”. Esa noche, Carranza no pudo conciliar el sueño hasta que el general Mariel le dio la noticia de que, por la mañana, podrían avanzar sin problema hasta el siguiente poblado.
Un disparo en la pierna fue el primero de los cinco que acabaron con su vida. A las cuatro de la mañana del 21 de mayo de 1920, decenas de hombres lo emboscaron. Rápidamente, los autores del crimen huyeron del lugar. El cuerpo del presidente regresó a la misma estación de tren de donde salió y fue velado en su casa de Río Lerma en la colonia Cuauhtémoc (en ese lugar fueron velados la mayoría de los Constituyentes del 17).
Obregón, Calles y de la Huerta se deslindaron del crimen. De la Huerta fue nombrado presidente interino. Herrero pasó unas semanas en la cárcel, pero fue liberado por falta de pruebas. Los generales insurrectos, que se habían levantado en armas contra Carranza, todos tuvieron cargos en el gobierno provisional y Obregón, Calles y Portes Gil llegaron a la presidencia.
“Si por desgracia muero y me traen a México, no quiero entierro suntuoso. Que me entierren con los pobres”, les dijo Venustiano Carranza a sus hijas, antes de abandonar la ciudad de México. Por ello fue enterrado en una fosa de tercera clase en el panteón Dolores.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorDeberán síndicos revisar cumplimiento de principios de un gobierno abierto: diputada
Artículo siguienteRegistra Semarnat Hidalgo baja de dos combatientes forestales
Edad: Sin - cuenta. Estatura: Uno sesenta y pico. Sexo: A veces, intenso pero seguro. Profesión: Historiador, divulgador, escritor e investigador que se encontró con la historia o la historia se encontró con él. Egresado de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, estudió historia eslava en la Universidad de San Petersburgo, Rusia. Autor del cuento "Juárez sin bronce" ganador a nivel nacional en el bicentenario del natalicio del prócer. A pesar de no ser políglota como Carlos V sabe ruso, francés, inglés y español.