Pachuca.- Los gritos de “¡Técnicos, técnicos!” y “¡Rudos, rudos!” se fundían en uno solo. Un ring a los pies del palacio de gobierno rompía la monotonía de un domingo por la tarde cualquiera. Entre las cuerdas se batían luchadores de diversas arenas, en un hecho sin precedentes para el deporte de los costalazos en el estado, todo por una causa: recaudar víveres para los damnificados por los sismos recientemente ocurridos en el país.

Unas oficinas en gobierno sirvieron de vestidores para la casi centena de gladiadores que se unieron para armar una función de más de 20 contiendas sobre la explanada de plaza Juárez. Lo vistoso de sus trajes, lo elaborado de sus máscaras y la dificultad de sus llaves captaron la atención de niños, jóvenes y adultos que, como si estuvieran en la arena, se enganchaban en dimes y diretes con los luchadores.

A solo unos metros, una zona delimitada por vallas resguardaba los víveres que las personas iban donando poco a poco en el transcurso de la tarde; el sonido local invitaba a la ciudadanía a llevar alimentos no perecederos, artículos de limpieza y ropa, que serán llevados hasta las personas víctimas del terremoto.

Mientras los donantes llegaban, arriba, en el ring, el Exótico lucía sus mejores armas. En un par de movimientos repartió besos a sus contrincantes, alentado por los aficionados que gritaban “¡Otro, otro!”.

La tarde, fría y lluviosa, se fue haciendo noche en plaza Juárez, pero el ánimo no menguaba. Así desfilaron sobre el ring luchadores de las arenas Afición, Gym del Valle, Ángeles, 11 de Julio y Olímpica & Prohllp, unidos por una sola bandera, la de la solidaridad.

  • Oficinas de gobierno
    sirvieron de vestidores para la casi centena de gladiadores que se unieron para armar una función de más de 20 contiendas sobre la explanada de plaza Juárez

Comentarios