MARIO BRAVO SORIA / NOTIMEX

Ciudad de México.- El multifacético artista español Luis Eduardo Aute falleció el viernes a los 76 años en Madrid dentro de las instalaciones de un sanatorio de la capital de España, el cantautor dejó un legado musical y poético de enorme trascendencia.

Luis Eduardo Aute Gutiérrez, nombre completo del virtuoso creador, nació el 13 de septiembre de 1943 en Manila, Filipinas; a sus 11 años, junto con su familia se mudó a Madrid, ciudad de la cual haría su trinchera y residencia durante gran parte de su vida.

En dicha zona tuvo que padecer las consecuencias de la dictadura del general Francisco Franco; en 1967 vio la luz su primer disco Diálogos de Rodrigo y Ximena, ante lo cual iniciaba así una larga carrera.

Entrada la década de 1970 y con un dictador ya anciano pero aún represor, Luis Eduardo se atrevió a desafiar las morales anquilosadas y con olor a podredumbre, eso desde distintas canciones que abordaban una temática erótica, finamente expuesta en letras que eran cantadas por la juventud de la época.

De ahí en adelante, los discos, temas, poemas, dibujos, guiones de cine y demás fueron fluyendo como agua que corre en un río de intensas corrientes, pues si algo caracterizó a dicho artista fue su actitud prolífica para dar cuenta del mundo en el que vivió.

Tras un infarto cerebral ocurrido durante 2016 y el cual lo mantuvo en estado de coma durante dos meses, su salud se vio severamente afectada, siendo ese el motivo para que se retirara de los escenarios desde aquel año y hasta la fecha.

Aute fue un artista en toda la extensión de la palabra: poeta, dibujante, escultor, director de cine, cantautor, músico; un ser humano dueño de un mundo interior inmenso, el cual buscaba exponer y comprender a través de las múltiples expresiones artísticas desde las cuales podía demostrar todo aquello de lo que él estaba hecho.

Comentarios