Como saben, en las anteriores publicaciones estuvimos hablando sobre los ciclos y de las diferentes manifestaciones del tiempo. Nuestro viaje comenzó con Cronos, más tarde con Aión y ahora será el turno de la tercera cara de la gema del tiempo: Kairós. La oportunidad.
Barajeando un poco los conceptos tenemos: “Los tiempos de las historias: tiempo histórico y cronología”, lo histórico serían las notas graves y las agudas serían la cronología, ambas son sonidos pero sus vibraciones son muy distintas, así también se construyen las historias que en esta misma analogía serían las composiciones musicales.
“El control del tiempo en las sociedades: astronomía, medición y poder” son ejemplos donde podemos encontrar la manifestación de aquello que los griegos llamaban Cronos, aquel Dios que devora incluso hasta sus propios hijos, así tenemos que los agujeros negros que existen en el Universo, como el que está en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, devoran todo lo que está a su alrededor, en su interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella. En el futuro hablaremos de la curvatura espacio-tiempo
Retomando el cauce de la deidad de Kairós, es él quien representa la oportunidad, el momento adecuado, la inspiración. Aunque el término utilizado en la antigüedad varía en los diferentes textos y aparece con significados ligeramente distintos. Así, Hesíodo lo define como “todo lo que es mejor que algo”, y Eurípides dice que es “el mejor guía en cualquier actividad humana”. Sin embargo, no se pueden unificar todos sus usos y el significado exacto debe extraerse de la situación en la que usted se encuentre. Ni siquiera siempre es asociado con el tiempo, pero sí con la eficiencia, determinante para las situaciones inusuales, condición necesaria para lograr el éxito en una empresa. La principal característica de Kariós es su mechón, que muy raras veces pasa por tu vida; cuentan que cuando te lo encuentras, en ese momento te lo suelta para que tomes de él y vivas tu momento. Muchas veces nos damos cuenta de las oportunidades cuando ya pasaron, nos lamentamos o enojamos por aquel negocio o relación que perdimos, incluso hay quien puede vivir frustrado el resto de su vida por una mala decisión tomada en ese momento clave de su vida. Imagínense cuántas oportunidades descubriríamos a tiempo si pudiéramos identificar con anticipación la información, habilidades y condiciones adecuadas para encontrarnos con él. Algunos motivadores y empresarios afirman que las grandes crisis son momentos de oportunidades. ¿Generaría usted una crisis para crear oportunidades?
Recuerde que mañana 31 de enero tendrá lugar un evento que no ocurría hace más de 150 años: un eclipse lunar total que producirá un efecto denominado “Luna de sangre”, y sucederá al mismo tiempo que la llamada “Luna azul”, la segunda del año.
Me gustaría leer su opinión y hacer más interactivo este espacio. También si usted lo desea puede escribir qué temas le gustaría ver en esta columna.

Fb: El séptimo estado

Comentarios