Madres pachuqueñas buscan a sus hijos

616
Madres pachuqueñas,desaparecidos

Pachuca.- Aunque es visible la diferencia de edad entre ellas y realizan distintas actividades para solventar sus gastos, ambas tienen un único fin, encontrar a sus hijos desaparecidos en Pachuca; sin que hasta la fecha las autoridades las ayuden.

A Hortensia Olvera, de 71 años, y Gregoria Ortiz Garnica, de 48, las une la tragedia de no saber dónde están sus hijos, quienes un día desaparecieron: uno de edad adulta al salir de su domicilio y el otro siendo un adolescente al terminar sus clases en la secundaria. Ninguno regresó a casa.

Entre lágrimas, con la voz entrecortada y las manos temblorosas, Hortensia Olvera pide ayuda para poder localizar a su hijo Eduardo Francisco Salazar Olvera, de 48 años, quien desapareció el 22 de febrero de 2017 de la colonia Buenos Aires, en Pachuca.

A sus 71 años, doña Hortensia tiene que trabajar como empleada doméstica en Actopan porque en la capital hidalguense no le dan trabajo por su edad, y lo poco que gana lo destina a la búsqueda de su hijo.

Relató que levantó el acta en la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), donde le dijeron que la iban a ayudar pero a la fecha no ha visto nada, además que iban a mandar fichas de búsqueda para todo el estado y la República, y después de dos años, apenas el mes pasado las empezaron a mandar.

Igual recordó que fue a una audiencia con la presidenta municipal Yolanda Tellería, “ella me veía llorando y me prometió que me ayudaría, no he visto nunca la ayuda, he andado para allá en derechos humanos
yo no veo nada, mi carpeta está igual, no veo ninguna respuesta”, expresó sin poder contener las lágrimas.

Lleva 12 años de búsqueda

Para Gregoria Ortiz son ya 12 años de búsqueda y sin respuestas, pues su hijo Gustavo Alberto de la Cruz Ortiz desapareció el 21 de marzo de 2007, cuando salió de la escuela general uno de Pachuca; hoy tiene 24 años y ella no sabe su paradero.

Además, recordó que fue víctima de un intento de extorsión, ya que días después de que Gustavo desapareció les llegó un anónimo pidiéndoles 60 mil pesos, porque se lo habían llevado para tráfico de órganos pero que no les servía porque tenía sinusitis crónica. Llevaron el dinero, pero nadie lo fue a recoger.

La madre de Gustavo comentó que en la procuraduría había una línea de investigación, sin embargo, se acaba de cerrar por lo que empezaron de cero, “a 12 años empezamos otra vez, y hasta la fecha seguimos buscándolo”.

Ambas madres esperan que la comisión de búsqueda de personas de Hidalgo ayude a los familiares a agilizar las investigaciones, “que nos ayuden, que nosotros estamos sufriendo con nuestra familia, que nos ayuden, levantamos la voz y que ellos nos ayuden a buscar a nuestros seres queridos, que están muertos en vida”.

Madres pachuqueñas,desaparecidos

Comentarios