Ya sabemos, llega el 8 de marzo y todos se deshacen en loas hacia las mujeres: que sin ellas la vida no sería posible, que son la columna vertebral de la sociedad, que el mundo necesita más su presencia en cargos de dirección o de elección popular. Los políticos, ese día, inflan sus pechos prometiendo que castigarán con todo el peso de la ley a quien se atreva a agredir a una mujer. Todo por la euforia de la fecha especial. Pero una vez que dejamos ese día atrás, la normalidad cubre de nuevo con su manto los roles que la sociedad se niega a abandonar. Así surgen de nuevo los prejuicios, las agresiones y esperpentos como el concurso Mini Belleza Latina México. De esta fecha y sus discursos socarrones trata este Maldito Vicio, aunque para no enojarnos y contrastar también invitamos a la poetisa Rosario Castellanos.

Little Miss Belleza Latina
y las buenas conciencias

Tania Magallanes Díaz

Olive es una niña que por azares del destino participaría en el concurso de belleza Little Miss Sunshine, en California. A los siete años, se ve obligada a preguntar si es bonita, casi deja de comer helado para no engordar y externa entre lagrimitas que no quiere ser una perdedora. Lentes grandes, pelo lacio y una barriguita infantil, Olive concursa y pierde. Ese es uno de los tópicos de la película con el mismo nombre.
En Hidalgo se convocó a niñas a participar en el concurso Mini Belleza Latina México, que de forma acertada el gobierno estatal está investigando, el DIF nacional se pronunció en contra y así múltiples dependencias de esta ciudad y de otras.
Es cierto. No debemos continuar con la perpetuación de los estereotipos y roles de género en la sociedad. No debemos continuar con la hipersexualización de las niñas, además con la difusión de fotografías de su rostro, que puede representar una violación a su derecho a la intimidad.
Por el momento se investiga que en el concurso no hayan existido niñas víctimas de explotación sexual, pornografía infantil o delitos relacionados con la trata de personas.
Llamó mi atención que el Instituto Hidalguense de las Mujeres y la Secretaría Ejecutiva del Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes del estado de Hidalgo propusieran “un taller de sensibilización a las madres y padres de las niñas y adolescentes concursantes, y a la población en general, a fin de mostrar los riesgos y las violaciones a los derechos humanos en los que se puede incurrir con un concurso como el mencionado”.
Cuando Olive y su familia llegan a California se instalan para prepararse en el concurso. Una mirada bastó para que sus padres se dieran cuenta que su hija no se había preparado como las otras niñas. Los peinados altos, las capas de maquillaje no solo en el rostro sino en el cuerpo, trajes de baño y vestidos inadecuados para su edad, joyería, sonrisas, coquetería en la mirada y las formas de caminar no coincidían con la idea que pensaron de un concurso infantil y cuando llegó la hora de mostrar su talento comenzó a sonar “Superfreak” de Rick James. Al ritmo de “She’s a very kinky girl”, Olive comenzó a bailar como solo una niña puede, sin malicia, el baile erótico que su abuelo había visto en algún tabledance y le enseñó. Con la mayor inocencia se quitó el pantalón de un tirón y con esto los presentes comenzaron a retirarse espantados, las expresiones de horror en sus rostros, el desgarramiento de las vestiduras y la doble moral despreciaron a Olive.
Así nosotros, mientras en todo el país se conoció la noticia del concurso de belleza infantil y los posicionamientos no se hicieron esperar, dejamos de ver lo que tenemos en frente, niñas que son abusadas, embarazos adolescentes, red de prostitución infantil en todos lados y un Hidalgo en octavo lugar en el ámbito nacional por trata de personas. Las niñas también son protagonistas de esto. No hemos leído que las dependencias de gobierno organicen con carácter de urgente un taller de sensibilización a las madres y padres de niñas, niños y adolescentes, a la población en general, con el fin de mostrar los riesgos y las violaciones a los derechos humanos en los que se puede incurrir y a los que todos estamos expuestos. Según el estudio “Las muertas que no se ven: el limbo de los feminicidios”, en Hidalgo hubo 49 homicidios dolosos de mujeres entre el primero de enero de 2013 y junio de 2016, que habríamos de observar si no corresponden a feminicidios. El mismo estudio revela que lo que las procuradurías de Hidalgo reportaron al Inegi fueron siete feminicidios contra el resultado de la investigadora vía transparencia de 20 averiguaciones previas iniciadas por ese delito en 2015.
Sí, no queremos que nuestras niñas, adolescentes y mujeres mueran por el solo hecho de serlo. Sí, queremos erradicar todas las situaciones de desventaja que tenemos las mujeres. Queremos el respeto a nuestros derechos en un marco legal establecido que se base en el artículo cuarto constitucional. No queremos solo escándalos mediáticos que lo único que dejan ver es la desprotección de raíz que sufrimos todas. La sociedad se indigna, con justa razón, por un concurso infantil denigrante, pero no dice nada con las muertas de todos los días, con las niñas en condición de abandono y mendicidad, con las explotadas sexualmente. Este 8 de marzo los gobiernos también hicieron de los festejos propaganda mediática y sin embargo los congresos del país entero siguen sin legislar en favor de las mujeres. No hagamos del discurso de la equidad y género un concurso en donde todos nos maquillamos y al final no falta quien se rasga con más fuerza las vestiduras.

@negramagallanes

Dos poemas (fragmento)

Rosario Castellanos*

Estoy sola: rodeada de paredes
y puertas clausuradas;
sola para partir el pan sobre la mesa,
sola en la hora de encender las lámparas,
sola para decir la oración de la noche
y para recibir la visita del Diablo.
A veces mi enemiga se abalanza
con los puños cerrados
y pregunta y pregunta hasta quedarse ronca
y me ata con los garfios de un obstinado diálogo.
Yo callaré algún día; pero antes habré dicho
que el hombre que camina por la calle es mi hermano,
que estoy en donde está
la mujer de atributos vegetales.
Nadie, con mi enemiga, me condene
como a una isla inerte entre los mares.
Nadie mienta diciendo que no luché contra ella
hasta la última gota de mi sangre.
Más allá de mi piel y más adentro
de mis huesos, he amado.
Más allá de mi boca y sus palabras,
del nudo de mi sexo atormentado.
Yo no voy a morir de enfermedad
ni de vejez, de angustia o de cansancio.
Voy a morir de amor, voy a entregarme
al más hondo regazo.
Yo no tendré vergüenza de estas manos vacías
ni de esta celda hermética que se llama Rosario.
En los labios del viento he de llamarme
árbol de muchos pájaros.

*(Ciudad de México, 1925 – Tel Aviv, 1974) Narradora y poeta mexicana, considerada en este segundo género la más importante del siglo XX en su país. Durante su infancia vivió en Comitán (Chiapas), de donde procedía su familia. Cursó estudios de letras en la Universidad Nacional Autónoma de México. En Madrid complementaría su formación con cursos de estética y estilística.

“No deseo que las mujeres tengan más poder que los hombres, sino que tengan más sobre sí mismas”
@Historia2punto0
Mary Shelley #MujeresH20 #Díadelamujer

 

 

 

 

DIRECTORIO MALDITO

Director del mal: Jorge A. Romero
Colaboradores viciosos: Mayte Romo, Ilallalí Hernández, Alma Santillán, Enid Carrillo, Erasmo Valdés, José Luis Dávila, Diego José, Óscar Baños, Luis Frías, Rafael Tiburcio, Abraham Gorostieta, Negra Magallanes, Elizabeth Rivera, Daniel Fragoso, Julia Castillo, Isabel Fraga, Antonio Madrid, Jorge Daniel el Ene, Víctor Valera, Sonia Rueda, María Elena Ortega, y otros que, si bien no están, podrían caer en el vicio algún día.
Ilustración: Especial
Diseño: Cuauhtémoc Ríos

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios