Tras el Simóngate, el coordinador de la bancada morenista en Hidalgo Ricardo Baptista pidió la renuncia del secretario de Gobierno, Simón Vargas. En ese mismo tenor, el comité ejecutivo estatal de Morena llamó al gobernador Omar Fayad a que aclare el comportamiento del funcionario a su cargo, quien mediante una llamada telefónica llamó al “líder campesino” Hugo Sánchez Quiroz a entrarle a “la grilla” en las elecciones de ayuntamientos en puerta. Además, el delegado de programas sociales del gobierno federal Abraham Mendoza dijo que tras la conversación Vargas-Sánchez el Ejecutivo estatal debe plantearse dejar la simulación y contraer un compromiso ético y moral en el trabajo conjunto con el gobierno federal. Y el sector empresarial local, a través del presidente de Coparmex Hidalgo Ricardo Rivera Barquín llamó a los funcionarios del gobierno encabezado por Omar Fayad a que respeten el proceso electoral en marcha. Pidió a los actores políticos procurar elecciones limpias. En resumen, el escándalo protagonizado por el secretario Vargas causó indignación porque con su comportamiento no solo se descalificó a él mismo como interlocutor para el proceso electoral en marcha, sino que deja en ridículo al gobierno estatal y a quien lo encabeza, Omar Fayad, pues apenas el 28 de enero firmó un convenio de coordinación en materia de blindaje electoral con la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fepade), acto al cual vino su titular Agustín Ortíz Pinchetti. Frente al descrédito provocado por Vargas, el gobernador aún tiene la opción de desactivar la crisis electoral que viene. Vargas ya no es un interlocutor serio y mantenerlo en su cargo solo abonará a la inestabilidad y a la polarización. ¿Quién va a tomar en serio a su gobierno con un secretario que llama a sus cercanos a grillar y que festeja que un grupo de choque busque “encuerar” al delegado de programas sociales del gobierno federal?
De filón. El ayuntamiento de Mineral de la Reforma confirmó que el comandante Fernando Reyes Martínez presentó su renuncia de manera voluntaria y con carácter de irrevocable al cargo de secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal. Un área que sin duda debe reforzar el alcalde Raúl Camacho, pues si de algo cojea el municipio conurbado a la capital del estado es de inseguridad.

Comentarios